Conocimiento de la Tora

El conocimiento de la Tora del rey Shlomó fue superior al del resto de su generación combinado. Y estudió en mayor profundidad que la generación de Moshé, a la cual se referían como “la generación del conocimiento” y había escuchado la Tora directamente de Hashem.
La sabiduría en la Tora de Shlomó podría ser comparada a la de Moshé en algunos aspectos. Esto está insinuado en el nombre de Shlomó, el que, si intercambiamos las letras, puede ser leído como LeMoshé- él era comparable a Moshé.”
Hasta el tiempo de Shlomó, muchos judíos no podían comprender partes de la Tora apropiadamente. Las encontraban demasiado abstractas y teóricas.
Entonces el rey Shlomó utilizó su sabiduría con el fin de traer la Tora abajo, a la tierra, para todos.
Usaba meshalim, parábolas, las que hacían (incluso a ideas de la Tora profundas y difíciles) fácilmente entendibles.

Shlomó sabía como ilustrar cada versículo de la Tora en particular con 3.000 meshalim diferentes y podía explicar cada mashal de 1.005 maneras.
Entendió las razones detrás de las mitzvot de la Tora (excepto la de la para adumá) tanto como le es posible comprenderlo a la mente humana. Sólo la fecha de la redención final fue oculta incluso de él.

Con el rúaj hakódesh que residía en él, Shlomó compuso tres Libros sagrados que están incluidos en el Tanaj:
Mishlei: Éste es un libro de moral. Nos enseña cómo tener cuidado del iétzer hará y a vivir sabiamente.
Shir Hashirim: Este libro es una canción poética describiendo el fuerte amor entre Hashem y Su pueblo.
Kohélet: En éste, Shlomó explica que si una persona vive por el placer, desperdicia su existencia. Todas las ocupaciones en la tierra cobran significado sólo si son usadas para servir mejor a Hashem. El séfer nos dice al final: “Teme a Hashem y cumple Sus mandamientos puesto que éste es el entero propósito de la creación del hombre “.

El rey frecuentemente solía llevar a cabo reuniones públicas para el pueblo en las cuales daba discursos para estimularlo en servir mejor a Hashem. Shlomó y su Bet Din además introdujeron decretos que ayudaron a los judíos a guardar las leyes de la Tora. Dos de ellos son famosos:
1. Antes de comer de los korbanot u otras cosas sagradas, un judío debía verter agua sobre sus manos con una copa. Esto lo ayudaba a recordar que tenía que ser tahor, puro, antes de comer cosas sagradas. Si había tocado un cuerpo muerto o estado bajo el mismo tecno con uno, se volvía tame y le era prohibido comer de un korbán. El decreto de Shlomó de lavarse las manos (netilat iadaim) fue un recordatorio importante para esto.
Los sabios posteriores adicionalmente decretaron que los judíos deben verter agua sobre sus manos (netilat iadaim) antes de comer pan.
2. Shlomó su Bet Din introdujeron la mitzvá de eiruv jatzerot, la que ayudó a los judíos a recordar que no cargaran cosas en la calle durante Shabat. ¿Cómo?
Como sabes, uno puede transportar cosas en Shabat dentro de su casa. El rey Shlomó estaba preocupado de que si varios judíos compartirían una casa y cargaran cosas por los vestíbulos comunes o por el jardín fuera de su vivienda, podrían luego por error transportarlas en la calle. Él y su Bet Din, por consiguiente, decretaron que uno no debería cargar cosas en un vestíbulo común, a menos que se hiciera primero el eiruvé jatzerot. Esto es hecho adquiriendo una barra de pan o matzot entre todos los vecinos para que la misma pertenezca a todos los miembros de la vivienda. Les recuerda que es permisible transportar sólo en su propiedad pero no fuera de ella.

Extraído de “El Midrash dice” de editorial Bnei Sholem

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario