El insomnio de mi hijo

PREGUNTA:

Mi hijo no para de dar vueltas en la cama. Esto ha estado sucediendo hace cinco o seis semanas ya. Está tan estresado que odia ir a la cama, empujando la hora de acostarse todas las noches. La verdad es que yo no lo culpo. Me imagino cómo se siente torturado tendido en la cama sin poder quedarse dormido. ¿Tenés algún consejo para el insomnio?

RESPUESTA:

Dormir bien por la noche puede ser mucho más fácil para tu hijo después de que haya estado físicamente activo durante el día. Decile que ande en bicicleta, que corra alrededor de la cuadra, por lo menos una media hora antes de acostarse. Esto le dará a su cuerpo la actividad y el oxígeno que necesita para ayudarle a relajarse y dormir más. Un baño caliente unas dos horas antes de la hora de acostarse puede además ayudar a relajarse y dejarlo  listo para dormir. (Tomar un baño cerca de la hora de acostarse puede retrasar el sueño.)

Pero una vez que está en la cama, la peor cosa que puede hacer cuando no puede conciliar el sueño es girarse. Decile que use el tiempo para leer un libro en la cama. De esta manera, incluso si no está durmiendo, su cuerpo descansa más que si estuviera de pie. Es cierto que su cerebro no llega a descansar, pero va a ganar más de la lectura de un libro que pasando el tiempo mirando el reloj y dando vueltas en la cama.

Tal vez la mayor preocupación para la mayoría es el propio insomnio. Decile que está bien no quedarse dormido, que conciliar el sueño es algo que requiere todo lo contrario de esfuerzo. El esfuerzo es trabajo, y el trabajo te mantiene despierto. Cuanto más va a tratar de dormir, más difícil será para él quedarse dormido. En cambio, enseñale a relajarse y dejar que el sueño venga.

Enseñarle ejercicios de tensión muscular y relajación, puede ayudar: Mostrale cómo tensar todos los músculos, de a uno, y luego dejarlo ir. También puede tratar de conciliar el sueño con la ayuda de sonidos de relajación, como ser las olas del mar, aves, o música relajante que puede ayudarlo a dormir.

Oler aceite de lavanda también se ha demostrado que ayuda. Ponele unas gotas en un pañuelo y que lo huela, la respiración profunda del aroma agradable y relajante puede ayudarle a quedarse dormido.

Muchas personas han mejorado su calidad de sueño al aumentar su consumo de calcio. Aumentale los alimentos ricos en calcio en su dieta: queso, salmón, almendras, tofu o preguntale a tu pediatra por algún suplemento de calcio y magnesio.

Hay momentos en la vida de un niño que le cuesta mas conciliar el sueño. A veces puede ser debido a una difícil etapa que está viviendo. Muchas veces, el niño puede incluso no darse cuenta de lo que le molesta inconscientemente, por ejemplo, la rivalidad entre hermanos u otros tipos de estrés que no es consciente. No esperes hasta  la hora de acostarse para mostrarle tu amor hacia él.

Viví esta fase como una maravillosa oportunidad para inculcarle el conocimiento de que Di-s maneja el mundo, que Él sabe lo que es mejor para nosotros y cómo nos ayuda. Que Di-s está con nosotros a lo largo de toda nuestra vida y ya ha hecho innumerables actos de bondad para nosotros.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario