Charla sin interrupciones

“Hablemos” uno le otro dice al otro. “Seguro. Demos un paseo. Pero tengo que llevar el teléfono conmigo. Estoy esperando una llamada importante”. ¡¡¡Rrrring!!!.

***

“Hablemos” la Mamá dice a su hijo. “Seguro, Má” blip, el bip, blip. “Termino este juego. Estoy llegando al nivel más alto en este momento”

***

“Hablemos” le dice la niña al Papá. “Seguro, mi amor. En cuanto termino de revisar los cheques y pague estas facturas on line estoy contigo. Dame una hora”.

***

Imagine: Una cena con velas encendidas. Un buen vino fino. Pan fresco. Comida deliciosa. Y la familia junta disfrutando de la compañía mutua, durante un par de horas sin la distracción del teléfono, del playstation, la televisión, las compras, o las facturas a pagar.

Ésa es una comida de Shabat, y está a su alcance porque le pertenece. En estos días y época, con los teléfonos celulares, laptops, iPods, y el fuerte consumismo como nunca antes hubo, una comida de Shabat es de verdad una isla en el tiempo. Y es más simple de lo que uno puede pensar.

Empiece la comida santificando el Shabat con la bendición sobre del vino. Se sorprenderá al descubrir cuántos exquisitos vinos kasher están disponibles estos días. Entonces, lave sus manos y diga la bendición del ‘Hamotzí’ cuando bendice la Jalá (pan trenzado)- casera, comprada en el supermercado kasher, de trigo entero, o integral. Cualquiera de ellas estará bien.

Y entonces, disfrute de una cena de Shabat con su familia. Prepare la comida de la noche antes de que todos lleguen, o cómprela en el local de venta de comida kasher. Sírvala en su loza más fina y con sus cubiertos más elegantes o use platos descartables para que la limpieza sea más fácil. Disfrute de comidas judías tradicionales, del vegetariano orgánico, del kosher gourmet, o de los favoritos de su familia.

Pero no se olvide de una de las partes principales de esta experiencia: Tome el tiempo necesario para hablar y el tiempo para escuchar, sin interrupciones extrañas. Pruebe dar vuelta alrededor de la mesa, pidiendo a todos compartir algo nuevo que aprendieron esa semana. Prepare una historia o algo sobre la porción semanal de Torá. O simplemente permita que la conversación fluya a su propio ritmo hacia su propio lugar especial. ¡Porque la parte más importante será que ustedes están todos juntos como una sola familia!

Del L’chaim weekly

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario