Tefilat Shajrit

Tres veces al día los judíos nos presentamos ante Di-s para rezarle: por la mañana, por la tarde y por la noche. El rezo matutino se llama Shajarit y consta de 7 etapas o pasos, estos son: 1) Korbanot; 2) Psukei de Zimra; 3)bendiciones precedentes al Shemá; 4) Shemá; 5) Amida; 6)Tajanun y 7) Conclusión.
Korbanot: Consiste en fragmentos de la Torá en los que se narran el procedimiento de los Korbanot (ofrendas) matutinas que se realizaban en el Gran Templo de Jerusalem. Dado que el Templo de Jerusalem fue destruido y hoy es imposible acercar las ofrendas, al mencionar estos versículos, Di-s lo considera como si los hubiéramos ofrendado en la práctica.
Psukei de Zimra: Consta de capítulos del Tanaj que nos demuestran la grandeza del Todopoderoso.
Bendiciones precedentes al Shemá: Estas son una preparación para el Shemá, en la primera bendición se analiza la grandeza de El tanto en la Tierra como en el Cielo, y aun en el Cielo es superior a los ángeles y demás servidores celestiales. En la segunda bendición, mencionamos el amor especial que Di-s tiene por su pueblo de Israel al cual eligió entre todos los pueblos.
Shemá: Recibimos Su unidad y Sus preceptos con amor.
Amida: Nos encontramos parados delante de Su presencia y le oramos directamente a Él. La Amida consta de 19 bendiciones divididas en tres temas: a) en las primeras tres bendiciones manifestamos Su Grandeza; b) en las trece siguientes le pedimos por nuestras necesidades y c) en las tres ultimas Le agradecemos.
Tajanun: Pedimos perdón por todos los posibles pecados que pudiéramos haber cometido. El Tajanun no se recita todos los días, por ejemplo en fiestas y Rosh Jodesh.
Conclusión: Luego de haber estado frente a Su presencia Santa debemos regresar a este mundo material, por eso reconocemos Su Unidad y la esperanza de Su revelación con la venida del Mashíaj.

PEQUEÑA HISTORIA
Dos litigantes presentaron su caso ante Rabí Biniamín Diskin, y juntos colocaron bajo su custodia la suma de 5000 rublos hasta que se resuelva la disputa entre ambos. Algunos días después, una de las partes se acercó al rabino y le solicitó que le diera 3000 rublos de la cuenta por unos días. Se encontraba en una situación difícil y necesitaba efectivo, pero le aseguraba al Rav que siendo él una persona honorable, le devolvería el dinero a la brevedad.
“Lo siento, no puedo ayudarte” respondió el rabino astutamente, “verás, hace dos días atrás el otro litigante me visitó y también él me solicitó 3000 rublos, pero no te preocupes, me prometió devolverlo en pocos días”.
Cuando el hombre escuchó la noticia, golpeó con enojo la mesa. “Cómo se atrevió a tomar del dinero en custodia???!!!, no tiene derecho a hacer semejante cosa!”
“Oh, por supuesto que no se lo he entregado!” dijo el rabino con calma, “Sólo te dije que me lo solicitó. Pero ahora tú mismo me ratificas que no debo dártelo bajo ningún punto de vista”.
El hombre, totalmente avergonzado por su conducta, abandonó el estudio del Rav inmediatamente, sin pronunciar una palabra.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario