Resignación Innecesaria

Moisés enfrentó la adaptación que muchos israelitas habían hecho a la esclavitud…


Yo Iiberaré a ustedes de bajo las cargas (sivlut) de Egipto (Exodo 6:6)

Muchos aceptaban su destino, y se conformaban con ser esclavos. Muchos quienes rehusaron la libertad realmente perecieron en Egipto durante los tres días de oscuridad. Aún entre aquellos quienes siguieron a Moisés había algunos quienes se rebelaron contra él en el desierto y optaron por regresar a Egipto, aceptando el rol de esclavos mientras “nosotros tuviéramos una olla de carne y pudiéramos comer carne hasta saciarnos” (Exodo 16:3).
“Yo liberaré a ustedes de bajo las cargas (sivlot) de Egipto”. A pesar de que sivlot es usualmente traducido para significar “cargas”, Rabí ltzjak Meir de Gur señala que sivlot también significa “tolerancia”, y lo que Di-s dijo fue, “Yo liberaré a ustedes de la tolerancia que ustedes han desarrollado hacia estar esclavizados”.
Hay un dicho popular que dice: “El gusano que infesta el rábano picante piensa, ‘No hay lugar más dulce para estar en el mundo’”. ¡Insecto tonto! ¿Por qué eliges hacer tu hogar en el picante y amargo rábano, cuando hay tantos dulces y deliciosos vegetales disponible para ti? Pero el gusano nunca ha probado nada más. Todo lo que él conoce es el rábano picante, y para él eso parece ser lo mejor que hay.
Yo observo personas que viven agitadamente, dando pasos gigantescos hacia el desarrollo de males cardíacos y presión sanguínea alta, mientras otros se anestesian ellos mismos regularmente con enormes cantidades de alcohol, y todavía otros persiguen metas ilusorias las cuales pierden su encanto una vez que han sido logradas. Ellos me parecen a mí como el gusano en el rábano picante. ¿No pueden ellos darse cuenta que hay un mejor modo de vivir?
Yo he visto aún a algunos quienes han intentado vivir una vida de Torá, pero parecen no haber comprendido el verdadero sentido, porque carecen de simjá, de la alegría de observar la Torá. Del énfasis que la Torá pone en simjá, aún hasta el punto de atribuir todos los males que suceden a una persona “porque tú no serviste a Di-s con simjá” (Deuteronomio 28:47), está claro que si uno no está disfrutando cabalmente el judaísmo, hay algo mal con el modo en que él está viviendo una vida judía.
Hay muchos defectuosos ajustes a la vida, y nuestro problema frecuentemente es que nos resignamos a ellos, y pensamos que éste es el único camino posible en la vida. Nos resignamos innecesariamente a la miseria.
Este fue el gran desafío que Moisés enfrenté, y el por qué Di-s tenía que asegurarle que no sólo liberaría a los israelitas de la esclavitud, sino también de la tolerancia y aceptación de la esclavitud.
Nosotros no tenemos que vivir en infelicidad, y no tenemos que resignarnos a la miseria. Hay un modo de vivir que puede proveer verdadera felicidad, incluso bajo circunstancias adversas. Las palabras de la Torá son verdad eterna: “Los caminos de la Torá son placenteros, y todas sus sendas son paz” (Proverbios 3:17).
Hay un rasgo que es esencial a la felicidad de vivir con Torá, y ése es que la Torá debe ser aceptada y vivida en su integridad, con una total dedicación a la voluntad de Di-s, sin ninguna desviación para hacer nuestra propia voluntad.
Esa es la característica de la Torá. A fin de que ella funcione debe ser total. Trozos de Torá no funcionarán.
El Talmud compara la Torá a una prescripción médica. “Si es pura (zaká), es una medicina sustentadora de vida. Si es impura, entonces puede ser venenosa” (Iomá 72b). Al igual que corromper los ingredientes de una prescripción puede hacerla dañina, así puede entremeterse con la Torá revertir sus efectos. Adulteración de Torá, como cuando uno intenta obtener Torá para satisfacer sus deseos personales, puede ser de lo más peligroso.
Hay una vida de simjá en la Torá, pero para alcanzarla debemos rechazar cualquier otro estilo de vida al cual nosotros podemos habernos acostumbrado y al cual podemos haber desarrollado tolerancia.

De “Viviendo cada día”, de Rabí Abraham J. Twerski, Editorial Bnei Sholem

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario