Rabino, ¡Ayuda!, estoy teniendo pesadillas

Querido Rabino,

He estado teniendo pesadillas durante años, a veces varios días seguidos, sobre mi, amigos y familiares. Nunca son verdad, sin embargo han torturado y complicado mi vida. Me asustan, y a veces hasta me paralizan.

Apreciaría si me pudieras dar alguna perspectiva.

Respuesta:

Pueden haber varias causas, pero la mas significativa son tus pensamientos durante el día. Como dice el Talmud: “Lo que piensas durante el día, eso es lo que soñarás de noche”. Investigaciones sostienen: Aprende a pensar en cierto modo, y de esa forma soñarás también.

Lo que es buena noticia, porque la forma de pensar es algo que puedes controlar, y cambiar, como cambiarte las vestimentas.

Verás, los pensamientos son un tipo de vestimenta, como también las palabras y acciones. Pero son de un estilo peculiar.

Nos vestimos para ir a lugares que elegimos. Si no elegimos ningún lugar, las vestimentas no tienen nada que decir. No son así las ropas de los pensamientos y palabras. Con ellas, si no las llevamos a algún lugar, ellos nos llevarán a otro.

Este es realmente todo el desafío de ser un verdadero ser humano: ser el maestro de nuestros propios pensamientos, palabras y acciones. Ser capaz de decirle: “no estoy interesado en tenerte dando vueltas”, o simplemente no prestarle atención. Así el pensamiento entenderá tu mensaje y no volverá a molestar.

Esto nos da un tremendo poder. Porque los pensamientos y las palabras nos lo mas poderoso que hay. Así como el Todopoderoso creó el mundo con Sus pensamientos y palabras, los seres humanos moldeamos nuestras propias vidas con pensamientos y palabras. Alguien que tiene pensamientos negativos es como una ventana sucia, no deja que entre luz a través de ella. Y en donde no hay luz, mas polvo y oscuridad se acumula. Energía negativa atrae eventos negativos, y el ciclo continúa.

Pero en el momento que decides limpiar todos esos pensamientos con cosas positivas, entonces éstos desparecen, como la oscuridad con un poco de luz.

Todo lo que estoy diciendo es ignorar las pesadillas, y cuando éstos vienen a la mente, tratar de pensar cosas buenas. Toma tiempo para estudiar Torá y enseñanzas Judías, y luego piensa en lo que has estudiado. Piensa en gente buena que conozcas. Visualiza las buenas cosas que esperas en tu vida. Deja que los buenos pensamientos creen una buena vida.

Antes de ir a la cama, dí la plegaria del Shmá, piensa en las palabras, y en mejorar tu día. Mira la Mezuzá, piensa en cómo Di-s te observa y se preocupa por ti.

Puedes remplazar los pensamientos negativos con positivos, así como te cambias las feas vestimentas y te pones lindas.
Puedes hacerte optimista. Después de todo es tu cerebro, tu vida.

Por: Tzvi Freeman

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario