Paraguas

Los paraguas han existido desde hace más de 2.000 años. El paraguas, por lo general hace referencia “a un dispositivo que se utiliza para la protección de la lluvia”, de acuerdo a Wikipedia, no ha cambiado mucho durante los últimos dos milenios!
La mayoría de nosotros no pasa mucho tiempo pensando en los paraguas, a menos que?estemos atascados mantendrá seco, pensamos. Sin embargo, con vientos fuertes se dobla, o se rompe la tela. No sirve de mucho, pero nos da una falsa sensación de seguridad. Esa es la educación judía.
El lugar obvio para empezar es en el nivel de no tener ningún paraguas (o educación judía). Nos damos cuenta de la deficiencia cuando lo necesitamos. Esto normalmente no ocurre hasta que estamos atrapados en una tormenta. Una tormenta de emociones puede ser desencadenada por una tragedia, o en una nota más positiva, una simja judía como una boda, Bar / Bat Mitzvá. En muchos de estos casos, sin estudio y ambiente judío, no tenemos ni idea de las costumbres, leyes, historia, protocolo, etc.
Luego, por supuesto, está el paraguas que compramos en la calle por poco dinero, cuando ya está lloviendo. Incluso si no dura más que una semana, por lo menos hoy me mantendrá seco sin embargo, con vientos fuertes se dobla, o se rompe la tela. No sirve de mucho, pero nos da una falsa sensación de seguridad.
Esa es la educación judía que obtenemos cuando a regañadientes asistimos a la escuela hebrea sólo hasta el Bar / Bat Mitzva. Nos da una sensación de seguridad pensar que al menos sabemos algo acerca de nuestra herencia judía de más de 3.300 años de antigüe- dad.
Luego está el paraguas robusto, de larga duración, aquel que incluso volvemos a buscar si pensamos que lo hemos olvidado. Antes, este paraguas se fabricaba sólo en negro básico. Pero hoy en día, se puede encontrar en todos los colores.
Hubo una educación judía que podría haber parecido aburrida y pesada, como el paraguas básico. Pero hoy en día existe en todas las versiones que uno puede imaginar. Maestros vibrantes, materiales innovadores, escuelas de renombre, y una plétora de cursos para adultos y niños que no pueden estudiar tiempo completo. Hoy en día, más que nunca, no hay ninguna razón para que cualquier judío quede atascado en una parada de colectivos a la espera de que pase la tormenta. Obtener una educación judía resistente está al alcance de todos.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario