Motivando logros

El Rebe se ha caracterizado por motivar a cada individuo para que utilice sus propias capacidades al máximo…

“Durante los últimos veinte años y algo, desde que había conocido al Rebe por primera vez, mi vida puede ser descrita como un bolsillo lleno de milagros.” dice el Sr. David Chase, uno de los principales hombres de negocios de América. “Y no quiero significar sólo mis esfuerzos comerciales. Por el contrario, el mayor milagro de ellos puede haber sido mi habilidad para apreciar el mensaje que el Rebe transmite. Mi relación con el Rebe me ha dado a mí y a muchos otros una sensibilidad para asuntos que están más allá de la comprensión mortal común. Por este motivo, a través de los años, me he encargado de impulsar el trabajo del Rebe en muchas áreas y en diferentes personas.

“Las directivas del Rebe son de tan largo alcance y nunca terminan. El Rebe mismo describió una vez ’su apetito insaciable’ para la continuidad de la actividad Judía. Quizás sea la falta total de preocupación del Rebe de su propia persona y su constante devoción para el bienestar de los otros, lo que me ha motivado a considerar mi actividad Lubavitch como una apreciada obra de amor.”

“Una vez, en la reunión anual del ‘Machne Israel Development Fund, ‘ le dije al Rebe cuan contento estaba de ser uno de los soldados de su ejército.”
“No eres sólo un soldado” replicó el Rebe “tu eres mi General.”
“Poco después, cuando vine a recibir un dólar el domingo, recibí un ascenso. El Rebe me dijo: “Te considero un general de cinco estrellas”
“Considero un placer y un deber ayudar a otros a beneficiarse de una asociación con el Rebe, así como yo me he beneficiado tanto en mis negocios como en mi vida privada. Mis actividades me ponen en contacto con muchas figuras públicas en todo el mundo y no dudo en compartir mis experiencias personales con el Rebe y sus indicaciones para judíos y no judíos.”

“A menudo visito a mi país natal, Polonia, donde tengo intereses comerciales. Antes de uno de mis viajes a Polonia, visité Nueva York y pedí la bendición del Rebe. El Rebe me entregó un dólar adicional, diciendo: ‘Dé esto a una persona en Polonia quien beneficiará al pueblo Judío”
“Debido a mis empeños comerciales, tengo varios contactos en el gobierno polaco, y medité sobre quien seria el destinatario apropiado del dólar del Rebe. Un día me encontré a bordo de un vuelo doméstico con el recientemente electo Presidente Lech Walesa. Tuve varios contactos con el Sr. Walesa en el pasado. y se me ocurrió que no podía encontrar una persona mejor a quien dar el dólar del Rebe. Me aproximé a él, le entregué el dólar y le transmití el mensaje del Rebe.”
“El Sr. Walesa me miró pensativamente. ‘Espero sinceramente que pueda vivir hasta la expectativa de su Rebe’.”
“Después de este encuentro, mi relación con el Sr. Walesa creció y nos volvimos bastante amigos. Poco después. el Sr. Walesa me invitó personalmente a que lo acompañara en su futura visita a Israel. Este viaje significaba una apertura de gran consideración en las relaciones entre los dos países y él sintió que mi inclusión en su delegación sería de utilidad.”
“A pesar de que no estaba inclinado a aceptar su invitación, vi esto como un paso más para aumentar el impacto de la influencia del Rebe en ‘una persona que beneficiaría al pueblo Judío’, así que decidí acompañarlo. El Sr. Walesa me dijo que él quería expresar el pesar del pueblo polaco por su inexcusable conducta hacia los Judíos durante la 2ª Guerra Mundial.”
“Como superviviente del Holocausto, insistí en que su manifestación sea recta, sin minimizar el asunto o cubrirlo con blando lenguaje diplomático.”
“El Sr. Walesa sorprendió al gobierno israelí con su manifestación no evasiva de pesar en relación con el pueblo polaco. Subsiguientemente, el ex-Primer Ministro Shamir fue muy exigente en varios puntos, incluyendo un cambio en el acercamiento pro-árabe que había sido abogado por los anteriores líderes comunistas de Polonia y el cese de venta de armas a países hostiles a Israel. A pesar de una pesada pérdida financiera para Polonia, uno casi podía ver la directiva del Rebe funcionando, mientras el Sr. Walesa aceptaba una concesión tras otra.
“Más tarde, lo acompañé en una visita al Museo de la Diáspora donde señalé la foto del Rebe que está expuesta allí: ‘¿Es este mi Rebe?,’ preguntó el Sr. Walesa inclinando la cabeza en una reverencia. La actitud del Sr. Walesa fue sorprendente. Estaba claramente impresionado y conmovido por la intensa mirada del Rebe, realmente bajó la cabeza como si reconociera su liderazgo.”

“En muchas otras instancias, he sido privilegiado en traer el mensaje del Rebe a personas que de otro modo no hubieran estado en contacto con él. La mejor manera de que podamos retribuir el bien que el Rebe derrama sobre nosotros es expresar sus enseñanzas, ideales y principios en nuestra vida diaria.”

Extraido de “Ayer, hoy y Siempre…El Rebe”
Publicado por el beit Jabad de Paraguay.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario