Miedos

Una vez que se desvía la atención de estos pensamientos, desaparecen…

Cuando uno tiene sensaciones de miedo, éstas comúnmente se asocian al hecho de darles cabida. Una vez que se desvía la atención de estos pensamientos, desaparecen. No derroche su tiempo tratando de luchar con estos pensamientos, pues la pelea misma solidifica el miedo. Esto puede lograrse de varias maneras diferentes:
1. Aprenda, y piense, palabras de Torá. Ellas sustituirán los pensamientos negativos. En particular que no pase un único día sin estudiar algunos versículos de la Sección Semanal de la Torá. Además, estudie cualquier sección que desee de la Torá Oral, por ejemplo Mishná, Talmud, etc.
2. Recite la sección diaria de Tehilím (Salmos).
3. Dé tzedaká (caridad) antes de la plegaria.
4. Revise el estado de sus tefilín, mezuzot, y tzitzít. Asegúrese que todos se encuadran en lo requerimientos halájicos.
5. Memorice parte del Cap. 41 del Tanía, desde el comienzo hasta la palabra “hamelej” (el Rey) en el folio b de la página. Repáselo varias veces, ya sea verbalmente y/o con el pensamiento.
6. Si el miedo se produce de noche, sea cuidadoso con la Lectura de la plegaria de Shemd antes de retirarse a dormir. Tan pronto como el mal pensamiento entre en su cabeza, mientras yace en su lecho, repase de memoria varias líneas de Tania, Salmos y/o Mishnaiot. Estos pensamientos de Torá sustituirán sus sensaciones de miedo y le darán alegría y seguridad.
7. Estudie “Sháar HaBitajón” en Jovat HaLevavot, donde se analiza en sumo detalle la idea de fe y confianza en Di-s.
8. Lleve consigo una fotografía de mi santo suegro, de tamaño para bolsillo.
9. Incremente su tzedaká, especialmente si su miedo se asocia con la pérdida de un embarazo; dé más tzedaká hasta después del nacimiento.
10. Antes de retirarse a dormir, lea historias de tzadíkím y sus jasidím.

Basado en Igrot Kodesh, Vol. 11, Carta 3555; Vol. 13, Carta 4448; Vol. 15, Carta 5338;
Vol. 16, Carta 5790; Vol. 17, Carta 6481; Vol. 21, Carta 7928

Miedo a Enseñar

Su miedo al discurso público, en este caso ante los alumnos, puede erradicarse estudiando el capítulo 41 del Tania.

Basado en una Audiencia Privada, 1977

Miedo al Relámpago

Estudie de memoria varios capítulos de la Mishná y por lo menos un capítulo del Tania. De vez en cuando, repase esto mentalmente mientras camina por la calle. Como estará “portando” consigo palabras de Torá dadas a nosotros por Di-s, esto conferirá la bendición de Di-s sobre usted, y El lo protegerá de cualquier peligro.

Basado en Igrot Kodesh, Vol. 18, Carta 6625

Miedo a la Magia

Por favor, informe a esa mujer que debe desviar inmediatamente su atención de estos pensamientos aceptando sobre sí la observancia de las mitzvot, especialmente las tres que han sido dadas a las mujeres y niñas judías como “sus” mitzvot. Estas son: 1) Encender las velas de Shabat, 2) Jalá (leyes de kasher), y 3) la pureza de la familia, o sea, sumergirse en las aguas de una mikvé kasher, no agua urbana co¬rriente.
También debe invitar más huéspedes a su hogar para las comidas de Shabat y festivas, su esposo debe hacer revisar sus tefilín, las mezuzot en su hogar deben revisarse y, antes de la plegaria diaria, debe darse tzedaká. Cuando resuelvan con sinceridad hacer todo lo mencionado y realmente lo implementen de inmediato, Di-s los guardará de todo mal y peligro, y ellos criarán a sus hijos para la Torá, la jupá, y los actos de bien.

Basado en Igrot Kodesh, Vol. 12, Carta 3815

Miedo al Mal de Ojo

Que desvíe su atención de estos pensamientos y verifique el estado de sus tefihín y mezuzot. Su esposa debería observar las tres mitzvot dadas especialmente a las mujeres y asegurar de dar tzedaká antes de encender las velas de Shabat y festivas.

Basado en Igrot Kodesh, Vol. 13, Carta 4363

Si se conduce conforme el estilo de vida de la Torá, el que incluye tener auténticas mezuzot kasher, tiene garantizado que el mal de ojo no puede tener impacto alguno sobre ella.

Basado en una carta con fecha 7 de Kislev 1989, impresa en Séfer Heija1 Menajem, Vol. 2, pág. 91

Miedo a Demonios

Dígale que el problema de su hijo no es porque el diablo está en él. Que se asegure de hacer revisar el estado de sus tefilín, y no me refiero a las cajas externas de estos. Más bien, principalmente las secciones manuscritas que están dentro de los tefilín deben verificarse. Su madre debe tener cuidado con los detalles de tzniut (recato en la vestimenta), observando en primera instancia las leyes de mikvé. Su hijo debe vestir tzitzít y una kipá. Además de lo mencionado, que visiten a un especialista en el campo de su dolencia.

Basado en Igrot Kodesh, Vol. 11, Carta 3688

Miedo a Volar en Avión

Tenga consigo en el avión un libro de Salmos y un Tania, vista un talít katán kasher, y asegure que las mezuzot del hogar estén todas en condiciones óptimas de kashrut. El Zohar enseña que las mezuzot del propio hogar protegen a su propietario, no solamente mientras está en éste, sino también dondequiera vaya afuera del mismo. Además, la palabra hebrea Tania (si uno revierte las letras) deletrea la palabra Eitán (fortaleza). Esto alude a la fortaleza conferida al judío para triunfar en todas las cuestiones, incluyendo la de volar en aviones y llegar sano y salvo.

Basado en memos de archivo

Extraído de Consejos Del Rebe
Editorial Kehot

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario