Manual del revolucionario

Cada cien años más o menos, viene una persona y cambia la manera en que nos miramos a nosotros mismos y nuestro mundo…

Él o ella dirá algo que es tan revolucionario, tan nuevo e inesperado –tan contrario a nuestras concepciones anteriores– que parecerán imposibles, al principio, de ser verdaderas. Hasta que se corroboran a través de fórmulas matemáticas, de laboratorio y experimentos clínicos; y eventualmente en el futuro todos lo aceptan como un hecho. Hasta que llega el próximo revolucionario.

Pero hay algo más raro todavía. Algo que pasa quizás una vez cada quinientos años, quizás una vez cada mil. Pasa que alguien viene y dice algo tan revolucionario que cambia la manera en que nos miramos a nosotros y nuestro mundo. Pero ni es nuevo, ni, en última instancia, inesperado. Ya que es algo que nosotros ya sabemos y siempre supimos. Algo que resuena en lo más profundo de nosotros y no exige ninguna “prueba” de su autenticidad. Algo que es tan parte de nuestra verdad interior que nuestra búsqueda de la verdad nos ha “cegado” a su conocimiento–hasta ahora.

En esta nueva etapa de nuestro Beit Jabad Virtual ofrecemos al lector el “Manual del revolucionario” inspirado en uno de los “agitadores del alma”, el Baal Shem Tov:

Todo lo que hacemos es significativo. Cada acto nuestro, cada palabra que decimos, incluso un solo pensamiento que tenemos, tiene un efecto que reverbera a lo largo de todos los mundos y a través de toda la historia.

Todo lo que pasa en el mundo de Di-s, desde el derrumbe de un imperio hasta la una hoja que lleva el viento a un bosque distante, tiene un propósito, específicamente guiado y dirigido por el Omnipotente–un propósito que contribuye hacia el propósito global de la creación.

Nuestra simple fe, nuestro simple compromiso de hacer el bien, es más preciado a los ojos de Di-s que todo el genio del estudioso y toda la espiritualidad del místico.

Di-s está en todas partes y en cada cosa, significando que en esencia sólo existe la bondad; el mal, el sufrimiento y la desesperación son sólo velos que Lo ocultan para incitarnos a correrlos nuestra búsqueda de Él.

La vida es alegría y nosotros podemos vivir alegremente en cada situación, bajo todas y cada una de las circunstancias.

Di-s nos ama, a todos y cada uno de nosotros, como si fuésemos Su único hijo.

La verdadera manera de amar a Di-s es amar a todos y a cada uno de Sus hijos.

Cuando miramos hacia dentro nuestro, a la propia alma, sabemos que todo esto es verdad. Pero la vida del ser humano a menudo no promueve el mirarse hacia dentro, su propia alma. Es por eso que necesitamos maestros–no tanto para decirnos lo que no sabemos (aunque ese tipo de enseñanza tiene sus usos), sino para mostrarnos lo que nosotros ya sabemos.

“¡Seamos revolucionarios!”

Adaptado de chabad.org

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario