Los huesos de Iosef

Al principio de la Parashá de esta semana, leemos de que Moisés estaba ocupado con una misión especial mientras los Judíos abandonaban Egipto. “Moisés tomó los huesos de Iosef con él”. Más de cien años antes del gran éxodo, Iosef les hizo prometer a los Hijos de Israel de que lo llevarían con ellos en la salida de Egipto. Los egipcios no tolerarían que su líder político sea enterrado en una tierra extraña. Pero el hizo de que declararan que cuando el tiempo llegara en que los Israelitas departieran, ellos llevarían sus restos.

Es por esto que mientras que todos estaban ocupados empacando y cargando sus burros, Moisés estaba ocupado con su misión, cumpliendo la sagrada promesa que habían hecho con Iosef.

Iosef no fue el único que fue llevado a la Tierra Santa. A sus hermanos también se les fueron acordados los mismos honores. Sin embargo, la Torá encuentra necesario mencionar sólo a Iosef, ¿por qué?

La respuesta es que Iosef era único. Mientras que sus hermanos eran simples pastores, preocupándose por su ganado, Iosef se ocupaba de las necesidades del estado de ese día. Estar sólo en los campos, comunicándose con la naturaleza, y lejos de la vida de la ciudad, uno puede ser un hombre de fe más facil. Pero controlar una masiva infraestructura de gobierno, y seguir creyendo en sus tradiciones, era una absoluta inspiración.

De pasar a ser un simple joven pastor a un virrey y Judío, Iosef representaba la tradición en medio de la transición. El enseñó al mundo, que es posible ser un tradicionalista contemporáneo. Uno puede controlar los dos mundos con éxito.

Ahora que estaban por salir de Egipto, los Judíos estaban enfrentando un nuevo orden en el mundo. Durante este proceso de transición, sólo Iosef podía ser su modelo. Necesitaban su ejemplo para mostrarles la forma de poder entrar a una nueva frontera.

Es por esto que la Torá sólo menciona a Iosef el cual sus restos acompañaron al pueblo. Tenían que tomar a Iosef para así poder hacer su propia transición con éxito.

Desde que dejamos Egipto hemos sido errantes, y cada movimiento ha traído consigo desafíos. Tanto como ser de Polonia a América o de Lituania a Sudáfrica, cada transición ha venido con sus propia psique espiritual. ¿Cómo puedes hacer tu vida y mientras tanto cumplir el Shabat? Muchos no lo han podido lograr, pero muchos otros se pararon firmes y sobrevivieron, e incluso florecieron. Fue la prueba de transición, y aquellos que tomaron el modelo de Iosef, que pudieron hacer la transición y permanecer comprometidos con la tradición.

La democracia y los Derechos Humanos, han hecho que parte de la vida Judía sea de alguna manera más fácil, pero desafíos todavía los hay. En todas las transiciones de hoy en día, debemos aprender de Iosef.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario