La Cabalá del Alcoholismo

Esta porción semanal, presenta la misteriosa historia de Noaj, un hombre que vio un mundo entero consumirse en un diluvio devastador. Sólo un puñado de personas sobreviveron el desastre.

¿Qué es la primer cosa que Noaj hace luego de que el mundo quedó vacío y desolado, y con la misión de reconstruír la civilización humana?“Noaj, el hombre de la tierra” relata la Biblia “embarcó en un nuevo proyecto: Plantó un viñedo. Tomó del vino y se emborrachó, y se descubrió a sí mismo en su carpa”

¿Cuál es el significado detrás de este extraño episodio? ¿Por qué Noaj decidió plantar un viñedo y comnezar a tomar? ¿ Y qué lo obligó a emborracharse?

Una simple leída puede sugerir que éste era el método de Noaj de lidiar con la ansiedad y depresión luego de presenciar eventos horribles en su vida. En vez de anotarse en el “Programa de doce pasos”, Noaj tomó una botella, un concepto demasiado familiar en los humanos. Aún así, uno podría esperar otra cosa de alguien que mantuvo una conversación con Di-s fluída. ¿ No podría Noaj haberle consultado a Di-s acerca de abrir un capítulo de Alcohólicos Anónimos en su área?

Una pregunta más nos viene a la mente. La Torá nos relata que Noaj vivió 350 años luego del diluvio. Pero, no sabemos absolutamente nada de la vida de Noaj en ese tiempo, salvo el incidente de su intoxicación. Siendo que la Torá y todas sus historias son para enseñarnos algo, podemos concluír que la única historia que le ocurrió a Noaj luego del diluvio que es relevante para nuestras vidas, es la de su embiraguez. ¿Por qué?

Una insinuación del Talmud
El Talmud nos provee con una dimensión más profunda acerca de la embriagez de Noaj.
Unos 1500 años antes de Noaj, recordemos a Adam y Eva, que en su engaño al mandamiento Divino, comieron del “árbol del conocimiento”

La Torá lo describe así: “La mujer percibió que el árbol era bueno para comer, y que era un deleite para sus ojos, y que era atractivo para conseguir sabiduría. Tomó de sus frutos y los comió. Y también le dio a su marido y los comió

Los resultados, la Torá relata, fueron devastadores: Adam y Eva fueron echados del Jardín de Eden; muerte, peleas y dolor se convirtieron en la situación de la condición humana. La historia se cambió para siempre.

El tipo de árbol:
¿Qué tipo de árbol era?
El Talmud dice que ” El tipo de árbol del que Adam comío era un árbol de uvas; puesto que no hay nada que traiga tanto lamento al hombre como el vino” El Midrash describe que Eva apretó las uvas y se las dio a su marido como una copa de vino, del cual él luego bebió.
Y sigue el Talmud: “Di-s le dijo a Noaj, “Noaj, ¿No debiste haber aprendido de Adam a evitar el vino, cuya caída fue acusada sólo a través del vino?
Aquí aprendemos una conexión entre Adam y Noaj, ambos fueron degradados y envilecidos por haber consumido vino.

Una mirada del Zohar
Ahora, vayamos un paso más adelante.
El Zohar nos proporciona una mirada más profunda dentro de la historia dramática de Noaj, exponiendo qué fue lo motivó a Noaj a beber.

Noaj, de acuerdo al Zohar, ansiaba el “tikun olam“, arreglar al mundo. Noaj estaba determinado a arreglar el error cometido por Adam y Eva, más de un milenio antes. A través de la realización de un acto similar al de Adam y Eva -el tomar vino hecho de uvas- Noaj trató de redefinir el acto de los primeros seres humanos como fuente de sanación. Sin embargo, él también falló. Terminó borracho y desnudo, atrayendo una conducta promiscua de uno de sus hijos, como se describe en la continuación de esta historia.

Así pues, ¿Cómo podemos entender el acto de Noaj, y lo que es más importante, cómo lo relacionamos con nuestra vida diaria?

Una explicacion de los Maestros Jasidicos
Cuatro generaciones de Misticos Jasidicos expusieron el significado espiritual y psicológico detrás de las miradas y observaciones del Talmud y el Zohar mencionadas arriba. A seguir, intentaré transcribir un punto breve del complejo tapíz de estos discursos Jasidicos.

¿Qué ocurrié exactamente cuando Eva y Adam comieron del “árbol del conocimiento?”. ¿Y qué era tan tentador de este arbol en particular?

Así es como la Tora describe la tentación: “La mujer percibió que el árbol era bueno para comer, y que era un deleite para los ojos, y que aquel árbol era atractivo como un medio para obtener sabiduría. Ella tomó algunos de sus frutos y los comió. Ella también le dio algunos a su esposo y él los comió.”

Pero aquí va la pregunta: Adam y Eva estaban en un jardín lleno de árboles de todo tipo y todos menos éste estaban totalmente permitidos. ¿Era este acaso el único árbol atractivo y apetitoso en todo el jardín? ¿Por qué no pudieron Adam y Eva disfrutar una merienda de otro arbol?

El bajón de la atracción
La respuesta es que el árbol no era meramente sabroso y atractivo, sino que personificaba la propia experiencia de sabor, deleite y atracción.

Antes de comer del árbol, Adam y Eva no sentían su existencia. Ellos carecían del mínimo vestigio de conciencia propia. No habían experimentado gusto, placer o atracción porque ni siquiera estaban concientes de su propio ser.

Es difícil para nosotros, entender este concepto ya que nosotros procesamos todo en la vida por medio de esta auto-conciencia. (“vemos las cosas como somos”) No podemos comprender el psiquis de Adam y Eva previo al incidente con el “fruto prohibido“. De hecho, en nuesra cultura, una persona que no se percibe a si mismo es visto como disfuncional y es encaminado a un terapeuta. Mientras que en realidad, la falta de auto-percepción de Adam y Eva era un sintoma de vida saludable (en el sentido mas auténtico)

El cuerpo sano
¿Cómo sabe cuando su cuerpo esta saludable? Cuando no lo siente. Cuando empieza a sentir alguna parte de su cuerpo, mismo si lo que siente no es dolor, pero un mínimo peso -ésta es una señal de que algo en el cuerpo no anda bien. Cuanto mas sano esté su cuerpo, menos lo ha de sentir.

La razón para éste fenómeno es que la fuente de vida del cuerpo es el alma, el motor biológico interno que alimenta el cuerpo. Cuanto más el cuerpo esté conectado y unificado con su alma biológica, más sano estará y se percibirá menos como una existencia separada, independiente de su alma. Bajo tales circunstancias el cuerpo se siente como un vehículo transparente que transmite su energía y poder interior sin declarar un sentido independiente del “yo“.

Cuando el cuerpo, por alguna razón, se desconecta de su fuente de vida y se convierte en defectuoso, el cuerpo es percibido como una entidad fuera de la unidad cohesiva de una vida humana integral. Como si no estuviera sincronizado con su alma, (mostrando un sentimiento de identidad separada) que indica un defecto en su funcionalidad.

El Psiquis sano
Al igual que esto es verdad con respecto al cuerpo, tambien lo es con respecto al psiquis. ¿Como sabe si su psiquis está sano? ¡Cuando no lo sientes! cuando el psiquis es uno con su esencia, con su misión divina y su propósito, no se percibe como una entidad independiente, sólo como un medio para realizar el deseo divino.
El sentir la presencia de tu psiquis demuestra que se ha desconectado de su fuente de vida, se ha divorciado de la realidad y asi también de D-os.

Los artistas están extremadamente concientes de esta realidad en sus propias carreras. Hay un punto en el trabajo de escritores, músicos o disertadores en el que dejan de estar concientes de su propia existencia como una entidad separada para sentirse meros transmisores de una energía más profunda que emana de su interior. Es en este punto en el que el artista se desempeña en su máxima habilidad, cuando su verdadero ser ha emergido con su trabajo por el agujero de una aguja.

Grandes disertadores, por ejemplo, le dirán que sus discursos se transforman en realmente significativos en el momento en que ya no estan concientes que están hablando. Esto puede sonar raro, pero es la verdad.

El universo de un niño
Déle una mirada a un pequeño de 2 años corriendo alrededor de casa pasando un buen rato. Siéntelo en su regazo y pregúntele: “Dime pequeño joven, ¿te sientes bien con tu identidad? ¿estás contento? ¿te sientes valorado?”

El niño probablemente lo observará extrañado, con una mirada que responde a eso: “Déjame de molestar,estoy ocupado viviendo.”

De hecho, cuando realmente esté ocupado viviendo, el “tu” no ocupa un lugar independiente. Cuando el “yo” esta totalmente en contacto con la vida, no le informa que existe, ya que está completamente anulado y unificado con el propósito y la misión.

Ésta era la condición de Adam y Eva en el principio de los tiempos, hasta que decidieron cambiar el curso de sus vidas, y de toda la historia, para siempre.

El nacimiento del ego
La mujer percibió que el árbol era bueno para comer, y que era un deleite para los ojos, y que aquél árbol era atractivo como un medio para obtener sabiduría.” Como fue mencionado anteriormente, ésta es la descripción de la Biblia para la tentacion de Eva. ¿Qué fue exactamente lo que ella percibió? ¿Cuál era el secreto de este árbol?

El término en hebreo para el árbol del conocimiento es Etz Hadaat. También puede ser traducido como el “árbol de la experiencia

En éste árbol, Eva descubrió por primera vez una realidad que le era completamente desconocida, la realidad de la experiencia. Eva aprendió que existe un concepto de “gusto“, “atracción” y “deleite” en los cuales los humanos puede experimentar los términos de “yo quiero“, “yo siento“, “yo anhelo“. Hasta aquél momento, ella no tenía una experiencia de vida. Ahora, por primera vez, aprendió que uno mismo puedo experimentar su vida.

Eva y su esposo razonaron que ésta sería una manera de vida mucho meor para servir a Di-s. Decidieron experimentar lo que es tener una experiencia. Así que tomaron del “árbol de la experiencia

La pregunta de Di-s:
¿Cuál fue la primer pregunta que le preguntó a Adam luego del incidente?
¡Aieka! “¿Dónde estás?” Di-s vino hasta el jardín y le preguntó a Adam dónde estaba.
A primera vista, parece extraño. ¿Realmente Di-s ignoraba la ubicación de Adam?

Una vez que comió del árbol, comenzó a experimentar su “yo” como algo separado de su existencia, divorciándose de las intenciones y deseos de Di-s en cierto sentido. En ese momento, él y nosotros, todos sus hijos, nos consumimos en muchas preguntas disturbadoras: ¿Estoy contento? ¿Soy miserable? ¿Me gusto? ¿Estoy seguro? ¿Soy normal? ¿Creo? ¿Amo a mi madre?

Así que Di-s le pregunta a Adam: “¿Dónde estás? ¿A dónde te fuiste? ¿Cómo es que te has perdido en tí mismo?

La muerte de la inocencia
Ésta es también la razón de porqué el primer suceso que ocurrió luego de que Adam y Eva comieron del árbol fue “y se dieron cuenta que estaban desnudos“. Hasta ese momento, los primeros seres humanos “estaban ambos desnudos y no tenían vergüenza ” “Una vez que comieron del fruto, de repente se avergonzaron de su desnudez“. ¿Por qué?

Al principio, cuando Adam y Eva eran inconcientes de sus identidades como entidades separadas, no les importaba el hecho de estar desnudos. Era tan inocente como la desnudez de un bebé. Una vez que comieron del árbol y comenzaron a experimentarse como entidades distintas, comenzaron a sentir sus sexos separados de su misión divina. Ahora no podían ignorar su desnudez.

El nacimiento del ego humano, la percepción del hombre como un ente divorciado y separado de Di.s y Sus intenciones, se convirtieron en el camino de la degeneración moral, llevándolos a la total destrucción de la moral de la civilización que resultó en el diluvio.

Noaj, quien fue testigo de la catástrofe del diluvio, decidió volver al problema original  y arreglarlo.

Señor, álzame:

Así que Noaj fue y plantó un viñedo…y tomó de sus vinos. Noaj razonó que Adam y Eva usaron el vino como medios para experimentarse a sí mismos; él usaría el vino como medios para olvidarse de sí mismo. Adam y Eva saborearon cada gota de vino, disfrutando de la experiencia de tener una experiencia. Noaj tomó del vino para acabar de tener experiencias; para perder su ego y ser uno con Di-s, con la vida misma.

¿Acaso no es éste el pretexto de los bebedores de alcohol y consumidores de drogas? ¿Liberarse de sus propios egos, limpiarse de sus propias percepciones y tocar a la vida en toda su majestidad?

De hecho sí. Las intenciones de Noaj eran profundas. Pero los resultados fueron horribles. Se emborrachó y se “animalizó”. La intoxicación sólo da a uno una ilusión de auto trascendencia; pero en verdad sólo confunde a la mente y hace separar al bebedor del sentimiento de qué es lo que pasa en él mismo. De ningún modo, el tomar reconforta a uno mismo y lo refina.

¿Otro tomador?
Unos pocos cientos de años más tarde, aprendemos de otro hombre que plantó uvas. La Torá nos relata la historia de Abraham quien “plantó un huerto en Beer Sheva, y allí proclamó el nombre de Hashem, Di-s del universo

Abraham y Sará entendieron que una vez que Adam y Eva comieron del árbol de la experiencia, no nos podemos escapar de nosotros mismos. Nuestra tarea es buscar dentro de uno mismo, y descubrir en cada vestigio de ser, la luz oculta de Di-s.  Ellos comenzaron a arreglar el mundo.

3 comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario