La belleza de las perlas, el calor de las brazas…

Las enseñanzas del jasidismo provinieron de los secretos de la Torá, el lado esotérico del judaísmo. Este es llamado el alma de la Torá.

Este aspecto es muy necesario para avivar los aspectos revelados de la Torá, el cuerpo de la Torá, Los cinco libros de Moisés, el Talmud y muchos otros escritos.
En el pensamiento judío es una premisa que el pensamiento declina de una generación a otra. Nuestros eruditos de hoy se paran con humildad ante la grandeza de aquellos que les precedieron. ¿Por qué entonces, el Jasidismo que enseña los más supremos conceptos, fue introducido a la generación de hoy específicamente?

Hay dos enfoques para explicar para explicar por que las enseñanzas jasidicas fueron reveladas precisamente a esta generación de judíos.
El primer enfoque considera el propósito del judío en el mundo, traer el conocimiento de Di-s y de la divinidad a este plano de la existencia. En este nivel hay una enorme oscuridad y a medida que ha progresado el exilio esta oscuridad ha crecido.
Esta “alma de la Torá” ayuda al judío que estudia las enseñanzas jasidicas a revelar sus propias facultades espirituales latentes, permite al judío cumplir las mitzvot e involucrarse en la Torá a pesar de los obstáculos del mundo de hoy.
El segundo enfoque observa nuestra situación actual al fin del exilio y al principio de la redención futura de la que frecuentemente se ha hablado en la Torá: La reunión de todos los exiliados en Israel, la restauración de un estado judío de acuerdo a la Torá, la reconstrucción del Santo Templo en Jerusalem. La Torá enseña que es necesaria una preparación adecuada antes de que el alumno pueda asimilar cierto conocimiento.

Una introducción acerca de lo que esta por suceder es necesaria, sin embargo la introducción debe contener ciertas cualidades de la próxima etapa de conocimiento.
La redención futura o Era Mesiánica será una época en la que los secretos de la Torá se darán a conocer a todos. La enseñanzas jasidicas traen un saboreo previo, de estos secretos, como una preparación adecuada para la llegada del Mashiaj.

Hay una diferencia importante entre estas dos razones.
La primer razón es principalmente defensiva. Dotar al judío con la fortaleza necesaria para soportar el exilio.
La segunda razón es mas positiva. El jasidismo no es enfatizado como una medida defensiva, sino como un medio para unirse a Di-s.
En vez de recurrir a las facultades ocultas del alma como una asistencia al judío, el énfasis esta puesto en el alma del judío como un fin por sí mismo, la unidad entre los más íntimos aspectos del alma y Di-s.

El jasidismo, el alma de la Torá, une al alma del judío con Di-s, Es así un saboreo previo de la Era Mesiánica, cundo el servicio de las judíos no consistirá en luchar contra la oscuridad, sino en remontar cada vez mas alto el conocimiento de Di-s.

Esta diferencia entre las dos razones es mejor ilustrada por una parábola dada por el Rebe anterior.
“Las perlas vienen del fondo del océano. El carbón que genera calidez y luz viene de las profundidades de la tierra. En el proceso de obtener carbón debe haber un experto que dirija a los trabajadores en cuanto a donde y como extraerlo de lamina. Los trabajadores pueden apoyarse confiadamente en la experiencia del experto…No pueden sin embargo confiar en el abastecimiento del oxigeno de aquel. Cada trabajador debe tener su manguera conectada al abastecimiento de oxigeno en la superficie. Si no perderá la vida. Así mismo un buzo que busca perlas debe tener su manguera de aire”
El jasidismo puede compararse a ambos, el carbón en el suelo y las perlas en el mar.
La primera razón puede comparase al carbón, la segunda a las perlas.

Lo que sigue es un análisis de la parábola.
El carbón dice el Rebe anterior genera Calidez y Luz, la calidez es una señal de vida, la calidez y la luz no son una medida cuantitativa, agregada al objeto. Su efecto es cualitativo, un objeto que antes era inerte, ahora es caliente y esta lleno de vida. El jasidismo no agrego nada a la Torá. Las 613 mitzvot se cumplieron plenamente antes de su introducción. Pero cuando el mundo se volvió más oscuro y frío espiritualmente, el jasidismo lo proveyó de calidez y luz, revitalizando el cumplimiento de las mitzvot.
El jasidismo explotando los recursos internos del alma del judío influjo nueva vida y regocijo en el cumplimiento de las mitzvot. Y al arrojar luz mostró al judío como servir a Di-s mas allá de sus capacidades normales para trascender sus limites.
Pero el judío necesita saber como utilizar el jasidismo, como agregar calidez y vida a su servicio a Di-s. En las palabras del Rebe anterior “debe haber un experto que dirija a los trabajadores en cuanto a donde y como extraerlo de lamina” El carbón, el jasidismo, esta allí listo para brindar calidez y luz. El experto son los Rebes de cada generación.
Simultáneamente no puede depositar toda su carga sobre el Rebe “Los trabajadores pueden apoyarse confiadamente en la experiencia del experto…No pueden sin embargo confiar en el abastecimiento del oxigeno de aquel. Cada trabajador debe tener su manguera conectada al abastecimiento de oxigeno en la superficie.”

El Rebe enseña como llegar al carbón, debe ser el jasid el que aquel que lo alcance, y por lo tanto debe tener su propia manguera de aire.
El estudio del jasidismo es su manguera de aire.
Este estudio debe hacerse de manera intensiva, trabajando verdadera y laboriosamente para comprender sus conceptos, no simplemente como una lectura superficial. Y debe estudiarse todos los días, no solamente de vez en cuando. El estudio es la manguera de aire, no se puede dejar de respirar aire por un día y comenzar nuevamente al día siguiente
Esta es la idea del jasidismo tal como es representada por el carbón. Es bastante distinta a aquella representada por las perlas.

El carbón se encuentra en la tierra; las perlas en el mar. La diferencia entre la tierra y el mar es vista en la diferencia entre las criaturas terrestres y las criaturas del mar. El pez debe vivir en el mar o morir. El mar es su vida. Los animales, también dependen de su hábitat, la tierra, para la vida (plantas etc.). Pero el que la tierra sea su fuente de vida no es tan evidente como que el mar es la fuente de vida para el pez.

Así también, con la tierra y el mar mismos. Todo existe solo a causa del poder divino investido en su interior. Pero esta Divinidad no es siempre evidente. El “mar” representa esos mundos donde la Divinidad es manifiesta, y por lo tanto las creaciones de esos mundos sienten la necesidad constante de permanecer conectadas con su fuente de vida – tal como los peces se ocultan en el mar y dependen de él.La tierra representa esos mundos cuyas criaturas no sienten el poder divino que las creo. Ellas no se percatan o sienten que su existencia no es ocultada.

El jasidismo, tal como es representado por el “carbón”, beneficia al nivel de “tierra” de las personas – sus aspectos “revelados”. Tal como es representado por las “perlas”, beneficia al nivel del “mar” en la persona – sus “aspectos ocultos”.

Aunque, como se explica arriba, el jasidismo otorga calidez y vida al servicio de Di-s por parte de la persona, permanece en el nivel de la “tierra”, Si bien mediante el estudio del jasidismo el judío extrae las facultades interiores del alma, él y Di-s todavía no están unidos. Es cierto, él sirve ahora a Di-s con vigor y calidez, mas allá de sus capacidades normales, pero él y la divinidad continúan separados. Su existencia como entidad independiente esta todavía en un estado de “revelación”
Es aquí donde la dimensión mas suprema del jasidismo representada por el mar ocupa su lugar principal. El judío debe sumergirse plenamente en su forma de vida, en la divinidad en el grado en que esta oculto. El ha de tener una existencia independiente.
Esto se logra cuando uno estudia el jasidismo en forma abundante, no de vez en cuando. A diferencia del estudio de lo exotérico que no siempre lleva al reconocimiento de la divinidad, el jasidismo es el conocimiento de Di-s.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario