La alegría de un papá

¿Podemos explicar con palabras un profundo sentimiento?…


El Tania (libro padre del Jasidut Jabad) nos explica que el alma tiene 3 vestimentas.
1)Pensamiento 2) Palabra 3) Acción.
La verdad es que hace varios días ya que mis pensamientos, mis dichos y mis acciones se relacionan en gran medida con algo que años atrás ni siquiera sabía que existía.
El Upsherenish (1er corte de pelo) de mi primer hijo, Ilan.
En algún momento de nuestras vidas (soltero, casado, con hijos, sin hijos, contento o triste, adolescente, adulto) reaparece algo único e indescriptible en nuestras vidas, y desde lo más profundo de nosotros mismos, nos golpea como quien golpea una puerta
Toc, Toc. Nos dice: “Hola, aquí estoy, soy vos mismo. . .” es nuestro judaísmo, nuestro idishkait.
No hace falta presentaciones, discursos, parafernalias, chácharas. Porque quien se nos presenta está antes de nuestro propio nacimiento, nos precede a nosotros mismos, es nuestra alma, nuestra tan querida y nombrada ALMA, que como la Torá nos explica, es una misma parte de Hashem.
Con Guila Dvora, mi esposa, hace semanas que estamos organizando una fiestita para Ilan, para festejar su corte de pelo, donde como nuestra costumbre nos indica, cada uno de sus seres queridos cortará un mechoncito para que por fin, tenga su primer corte final. . . el está contento y espera ya su día. Si hasta se sabe de memoria varios de los psukim (versículos) de la Torá, que seguramente nos relatará en la fiestita.
Y si, se acerca el momento, y estamos orgullosos. . . . Y emocionados.
Y la verdad, es que más que orgullosos y emocionados, lo que estamos es agradecidos, agradecidos a Di-s y a cada una de las personas que nos allanaron nuestro camino de Teshuvá hace ya mas de 3 años y medio cuando luego de casarnos descubrimos que hay una Torá, y que día a día, momento a momento te da tanto pero tanto. . . . .¡¡¡¡¡ que mamita querida!!!!
Los años pasan, pero los años son distintos.

Son años que van de la mano del Shabat, de Rosh Hashaná, Kipur, Sucot, Simjat Torá, Janucá, Tu Bi Shvat, Purim, Pesaj, Lag Baomer, Shavuot, etc.
Y sí, son diferentes que los años atrás, y son plenos, y los hijos van ya creciendo con ellos y vos los ves y es genial. Y allí es cuando no lo podes creer y te decís ¿cómo era antes la vida sin Torá? y así tus propios hijos te muestran minutos a minuto tu propio judaísmo como se revela día a día.
Estar agradecido, como antes dije, también es poco.
No hay acciones, ni palabras ni pensamientos (las 3 vestimentas del alma citadas al principio de estas líneas) que puedan expresar lo que nuestra alma siente con Idishkait- Judaísmo.
Y mucho más con el de nuestros hijos.
Gracias a Di-s, gracias a Jabad Lubavitch Argentina, al Beit Jabad Almagro Abasto, y a cada una de las personas que en nuestro camino nos dieron una palmadita en la espalda con el cálido discurso de: “Torat Emet” (La Torá es verdad).
Que cada uno y uno de nosotros pueda vivir vinculado con la Torá y las mitzvot y llevar una vida plena de judaísmo y podamos sentir con orgullo ese sentimiento único e inexplicable que es ver al pueblo de Abraham, Itzjak y Iacoov, vivito y coleando cada día más y más, esperando por la pronta llegada de Mashíaj.

Ioram Rosenthal

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario