Encuestadores

En donde vivo, sucede una vez cada cinco años. Vienen y tocan tu puerta preguntando por tu formulario completo del Censo. Invariablemente, no lo has terminado o lo has perdido o se te ha caído café en tu primera copia, así que tienen que volver a venir.
¿Quienes son estas personas y qué hacen durante los otros 59 meses?
Un ejército de nómades con contratos a corto plazo vagabundea por las calles de Australia llevando formularios de censo y luego los juntan un par de días más tarde. Cientos de miles de jubilados recientes y gente desempleada recibe su breve fogonazo de empleo remunerado y luego se escurren, esperando el próximo momento pasajero. Es justo decir que como van los trabajos, la recolección de censos no da un número tan exacto.

El escuadrón de Di-s.

En contraste a la actitud de la Burocracia de las Estadísticas, está el enfoque de Di-s sobre contar al pueblo judío. Para registrar el número exacto de almas que pertenecen a cada familia y tribu, Él designó a Moshé y Aarón, los mejores y más brillantes de nuestra nación, para que vayan y recolecten información.
¿Moshé y Aarón? Seguramente tendrían cosas más productivas para hacer con su tiempo. Podrían estar enseñando Torá a las masas o dirigir servicios religiosos en el Templo, ¿por qué perder su preciado tiempo y esfuerzos en realizar este trabajo cuando podría hacerlo cualquier otra persona? No puedo imaginarme a los modernos políticos de hoy en día golpeando las puertas de las casas en persona (a pesar de que insistan en llamarme antes de su elección para escuchar sus anuncios políticos).

Contando almas

Cada judío es infinitamente preciado. Una chispa Divina brilla dentro de nosotros, y es un privilegio y placer ser elegido para administrar la nación de Di-s. Moshé y Aarón estaban calificados para apreciar el valor individual de cada judío, y presentar esta información a Di-s.
La oportunidad de encontrarse con otros en su propio césped, de involucrarse en sus vidas y aprender sobre sus dolores y placeres, es un regalo único. Todos podemos convertirnos en los encuestadores de Di-s, averiguando sobre sus vidas, ayudándolos en los momentos de dolor y regocijándonos con sus alegrías. No hay nada de bochornoso en la compasión, ni es degradante ofrecer ayuda.
No esperes en casa hasta que lleguen a ti, sal de ella con un formulario para descubrir los deseos de tus vecinos. Si Di-s se preocupa lo suficiente para preguntar, y Moshé y Aarón se molestan en salir, seguramente nosotros podemos optar por esa ocupación y descubrir dónde viven judíos y qué podemos hacer para alegrarlos.

Por Elisha Greenbaum

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario