El nombre de mi perro

PREGUNTA:
Nací y fui criada como católica, pero deji todo eso cuando era adolescente, y como estoy casada con un hombre judío, he adoptado muchas costumbres judías. Mi marido es de una familia bastante observante pero ya no se identifica con la comunidad judía. Espero que esto le ayude a conocer nuestro trasfondo.
Ahora viene mi pregunta: Compramos un nuevo perro la semana pasada. Me gustarma llamar al perro Israel. Mi marido objeta fuertemente mi deseo ya que su bisabuelo era rabino, y su nombre era Israel. Mi punto es que mi marido no es religioso y se ha alejado de su familia. Todo ha sido de esta manera desde hace mas de 15 aqos. Realmente no puedo entender por qui objeta tanto el nombre. Darle un nombre judmo a nuestro perro es importante para mm. ?Tiene algzn consejo para darme? Estoy segura que recibe estas preguntas muy a menudo.
Angela
RESPUESTA
Estimada Angela: La judeidad es un fenómeno extraño. Es muy difícil para otros entender la conexión de un judío con su identidad. Un judío puede alejarse de su religión durante muchos años, pero nunca pierde su chispa judía. El insulto mas terrible para un judío ya no relacionado a su religión es sugerirle que el ya no es mas judío. No es verdad, y el lo siente en sus huesos. Puede haber todo tipo de razones de por que su marido dejo el Judaísmo, pero nunca abandonara su Judeidad. Debajo de las capas de heridas, enojo, resentimiento o duda, hay un poderoso corazón judío latiendo. Pudo haber experimentado una mala vida familiar, pero su familia siempre sera su familia. De manera similar, los judíos seran siempre su gente, una extensisn de su familia. Usted tiene buenas intenciones queriéndole dar un nombre judío a su perro. Pero sea consciente que esta tocando sentimientos que se encuentran en el punto mas profundo del alma de su marido, una parte de el que usted nunca podra entender. Usted siente que esta honrando al Judaísmo llamando al perro Israel; el siente que es una desgracia para su herencia judía. Para usted, el tema pasa por apodar a su perro. Para el, es un problema mucho mas apremiante: esta etiquetando su propia alma. Su marido no puede llamar al perro Israel, porque ese es su nombre. Hay una etiqueta alrededor del alma de su marido que el nunca quitara, y sobre ella dice: Israel.
Todo lo mejor,

Rabino Aaron Moss

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario