El ciclo del Perdón

Tu nacimiento es Di-s diciendo que vos importás, que tenés una indispensable contribución para hacer en el mundo. Debido a que tu contribución es esencial, nada puede impedirte alcanzar ese propósito por el cual fuiste creado. Di-s te da los recursos para superar cualquier obstáculo y dolor, y para curar cada herida o abuso.

La habilidad de perdonar es uno de los recursos que Di-s te ha dado. Pero depende de vos usarlo. Perdonar en Hebreo es “Mejilá”, qué está conectado con la raíz de la palabra “Mojul”, que significa círculo. La vida está destinada a ser un círculo que abarca todas nuestras experiencias y relaciones en un todo armonioso y sin fisuras. Cuando alguien nos lastima el círculo se rompe. El perdón es el camino para curar la fractura.

Perdonar no solo significa perdonar a la persona que nos hirió, sino también perdonarnos a nosotros mismos, a Di-s y a la vida misma con todos sus giros extraños y vueltas.

Perdonar es dejar ir y construír la confianza necesaria para experimentar sanos y positivos crecimientos. Es declarar que ya no te encontrás encerrado en el pasado como víctima de las circunstancias, y que en lugar de eso accedés a la fuerza y amor que Di-s te da día a día para poder cumplir con el único propósito por el cual fuiste creado.

Perdonar requiere un trabajo. Pero lo más importante, requiere una concección con Di-s, el Dador de la vida. Cuando recordás que tu nacimiento es Di-s diciendo que vos importás, entonces podés sobrepasar el dolor que otros te han causado y encontrar el amor y fuerza para perdonar.

Cuando perdonás, el círculo se completa nuevamente, y te encontrás abarcado por el conjunto de la creación de Di-s. Cuando perdonas, tomás el control de tu vida, en lugar de ser una víctima de ella.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario