Compasión

Despacha la madre y luego tú puedes tomar los pichones, para que sea bien para ti y tú puedas prolongar la vida (Deuteronomio 22:7). Uno de los más loables rasgos humanos es la compasión, lo cual significa “sentir junto” y empatizar con otra persona…

Compasión es uno de los trece atributos Divinos, y el Talmud dice que éste es uno de los modos que nosotros tenemos para emular e identificarnos con Di-s. “Al igual que Di-s es compasivo, así tú debes ser compasivo” (Sifrí, Ekev 49).
En la porción de la Torá de hoy está la mitzvá de que si uno desea tomar huevos de un nido, no debe hacerlo en presencia de la madre. Rambán dice que esta mitzvá debería instalar dentro de nosotros sensibilidad y compasión.
Compasión debe ser mostrada hacia los animales así como también hacia los humanos. El Talmud dice que Rabí Iehudá, el Príncipe fue castigado porque él falló en mostrar compasión por un becerro que estaba siendo conducido para ser degollado, y que su castigo no fue revocado hasta que hizo enmienda por un acto de bondad hacia los animales (Babá Metziá 85a).
En verdad, compasión es un rasgo tan fundamental que es asumido como sine qua non para el Judaísmo. Cuando los guibeonitas manifestaron una total falta de compasión, el Rey David rechazó su conversión al judaísmo (levamot 779a).
No obstante, hay veces cuando aún la compasión debe ser restringida. La obra ética Orjot Tzadíkím (Caminos de los Justos) declara que la tolerancia del comportamiento destructivo no es en absoluto una virtud, porque ella da aliento tácito al delito. En tales instancias, uno debe vencer sentimientos de compasión y actuar con firmeza.
En mi libro, Cuidado: Bondad Puede Ser Peligrosa para el Alcohólico, yo señalé que padres, parientes, y amigos, quienes por “bondad” por el alcohólico o adicto a las drogas tolerarán su comportamiento abusivo, o lo pondrán en libertad bajo fianza de la cárcel, o le permitirán tener dinero para financiar su hábito, son realmente sus peores enemigos antes que sus amigos. Esto es verdad con respecto a cualquier comportamiento autodestructivo. Verdaderos amigos no contribuyen, activa o pasivamente, a la autodestrucción de un amigo.
Retener apoyo de uno, comprometido en comportamientos destructivos no es, en absoluto, una falta de compasión. Bastante lo contrario, es ser compasivo para impedir que la persona se dañe.
Sin embargo, puede no ser fácil distinguir entre compasión apropiada versus equivocada. Nuestros intereses propios pueden engañarnos, y nosotros podemos actuar por hostilidad o venganza bajo el pretexto de que estamos siendo constructivamente firmes. Este es otro ejemplo de cómo no deberíamos confiar en nuestro propio juicio, sino buscar la guía y consejo de personas competentes quienes no están afectadas por las parcialidades personales que inciden en nuestras decisiones.
Al emular la compasión Divina, debemos recordar: “Di-s es compasivo… abundante en bondad y verdad” (Exodo 34:6). Compasión es una virtud sólo cuando está aliada a la verdad.

Extraído de Viviendo cada día

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario