Castigos amables

Moisés le dijo a Di-s: “… si matas a esta nación como un solo hombre, las naciones que han oído hablar de su reputación van a decir lo siguiente: “Dado que Di-s carecía de la capacidad de traer a esta nación a la tierra que les prometió, él los mató en el desierto” (Números 14:13-16)

Masacre. Una palabra que connota asesinato a sangre fría. Una palabra que se usa para dramatizar y magnificar la crueldad y la barbarie del asesinato atroz. “Él ‘masacró’ a los habitantes del pueblo” tiene un tono mucho más poderoso que “mató / asesinó / a la gente del pueblo”.

Curiosamente, la palabra (en la Biblia) en hebreo “masacre”, shejitá, no tiene connotación negativa alguna. El sacrificio de un animal no es un acto cruel, sino que es un acto de bondad, un paso preliminar en el proceso de elevar el animal a un nivel espiritual que nunca podría lograr con sus propios poderes animales. Cuando el animal es consumido por un ser humano que utiliza la energía proporcionada por la carne para servir a Di-s, entonces el animal, también, está sirviendo a Di-s, y llega a la cumbre de su misión Divina en este mundo.

Después de la debacle de los espías, Di-s decidió “masacrar” a los Judíos. “¿Hasta cuándo este pueblo me provocará? ¿Cuánto tiempo más no van a creer en mí después de todas las señales que he hecho?” Di-s lo consideró un defecto de carácter esencial de los Judíos, quizás heredado de los egipcios, una falta de fe, y por lo tanto una tendencia a quejarse y lloriquear a la menor insinuación de inconvenientes (reales o imaginarios …). Ésta no era una nación que podía soportar batallas extendidas contra las naciones cnaaneas.

Di-s siempre tiene las mejores intenciones. Sus “castigos” son también amables. Di-s entiende que esa generación de Judíos sería más feliz en el cielo que en la tierra de Israel. Él piadosamente los “masacraría”, elevándolos a un nivel superior, y en el proceso se les liberaría su defecto de carácter incurable.

La lección de este episodio es doble:

a) Cuando tenemos dificultades hay que tener en cuenta que incluso si la razón de estas dificultades es el castigo y/o expiación por indiscreciones del pasado, esto también es una expresión de la bondad de Di-s. ¡Tómelo con calma!

b) Tal vez aún más importante, ésta es una lección de vital importancia para padres y educadores. Incluso cuando las circunstancias le exijan medidas disciplinarias, el objetivo no debe ser nunca de venganza o retribución por su propio bien. Por lo tanto, lo ideal es que el “castigo” sea constructivo.

Por: Naftali Silberberg

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario