Bereshit – ¿Cómo empezar de nuevo?

Acerca de las características del primer hombre, cuenta el Talmud que: “Adam era tan alto que llegaba desde la tierra hasta el cielo”(jaguiga 12 a).

El Maguid de Mezritch explica esta afirmación Talmúdica: A pesar de que el hombre está físicamente ligado a la tierra con sus pies plantados en el suelo, su espíritu es de gran alcance y puede extenderse hasta el cielo.

La singularidad del hombre, de ahí su misma esencia, es su espíritu. El cuerpo físico del ser humano es bastante similar al de otros animales. La diferencia del hombre está en su alma, en su capacidad para pensar, sentir e imaginar.
Donde quiera que el espíritu del individuo está, allí estará el mismo…si sus pensamientos, sentimientos, imaginación y deseos son terrenales, entonces el está confinado a la tierra. Si su espíritu lo lleva a la contemplación de la grandeza de Di-s, a un desinteresado amor a la humanidad, y a buscar la voluntad de Di-s para él, entonces su espíritu y su misma esencia está en los cielos.

Nosotros podemos ser espirituales!! Podemos penetrar en el Cielo.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario