Amate a ti mismo

Bien, acá está el problema: Se supone que debo amar a mi compañero. Lo que significa que debería aceptar a mis compañeros humanos por lo que son (Eso es lo que significa amar, ¿No?) ¿Pero puedo (debería de hecho) aceptar a mi compañero como es?
¿Debería aceptar a un niño mal nutrido tal cual es? ¿Debería aceptar a un adolescente drogadicto, un cónyuge suicida o un amigo fanático como es? Si una persona a la que quiero, sufre la falta de algo, ya sea comida, dinero, conocimiento, salud, integridad moral o paz mental, y si esa persona quiere que le brinden ayuda o no, ¿No debería hacer todo lo posible para llenar ese vacío?
El amor es un oxímoron. Para amar verdaderamente a alguien, tengo que hacer dos cosas contradictorias: Tengo que respetarlo y tengo que cuidarlo. Si no lo acepto tal cual es, eso significa que no lo respeto. Significa que no lo amo realmente, sólo amo lo que desearía hacer de él. Pero amar a alguien también significa que él me importa y que deseo lo mejor para él. Y siendo que muy poca gente es lo mejor que pueden ser, cuidar al otro significa no aceptarlo como es, sino, creer en su potencial de ser mejor y hacer todo lo que pueda para revelar ese potencial.
Puedo respetar a alguien. Puedo cuidarlo. Puedo aceptar a la persona tal cual es. No puedo aceptar a la persona como es. Pero no puedo hacer ambas cosas a la vez. El amor suena como un gran principio. Pero en la práctica, es imposible.
Pero yo me quiero a mi mismo. No soy consciente de mis defectos, de hecho, en cierto sentido, soy más consciente que cualquier otro. Quiero mejorar, pero no me menosprecio porque todavía no lo he hecho. Me respeto y me cuido, acepto como soy, mientras que intento incesantemente mejorar. Me amo, pura y completamente, en todo sentido de la palabra.
El hecho de que tal amor es una paradoja lógica es irrelevante. Puede ser imposible hacer ambas cosas opuestas a la vez, pero billones de personas, incluyéndome, hacen exactamente eso. Me amo sin importar si ese amor tiene sentido.
Es por eso que la Torá nos dice “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Si encuentras imposible amar a tu compañero, respetarlo y cuidarlo, preocuparse por sus defectos y a la vez obviarlos. Piensa un minuto en cómo te amas a ti mismo.
Luego ama a tu compañero como a ti.

Por Yanki Tauber

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario