¿Qué debemos tener presente a la hora de mudarnos?

Consejos básicos y leyes fundamentales para que este importantísimo paso sea exitoso…


Mudanza: Consejos básicos
Cambiarse de casa hace mucha ilusión, pero también hay que enfrentar ciertos problemas (tramites, permisos, el embalaje, la ropa, la vajilla, los juguetes, notificaciones de cambios de domicilio, etc.) Una mudanza sin organización puede ser caótica y llena de imprevistos terminando exhausta y con los nervios alterados. Sí planifica de antemano con una correcta organización y coordinación, estará relajada y soñando con su futuro en la nueva vivienda. Tanto si decide contratar los servicios de una empresa de mudanzas como si decide hacerlo por usted mismo, en esta sección encontrará consejos útiles para hacer más fácil el traslado.

1º) Qué llevar a la casa nueva:
En función al nuevo hogar hay que elegir los muebles que se llevaran y cuales quedaran en la vieja casa con el nuevo propietario o se destinaran a alguien que los necesite. No olvide verificar si las dimensiones de los electrodomésticos (lavadora, nevera, etc.) se adaptan en la casa nueva. Las habitaciones cada vez las hacen más pequeñas, tome las medidas para saber si le caben ambas mesillas después de colocar la cama. Luego, al llegar a casa comience a seleccionar la ropa, trastos y todo lo que no quiere más. Así no llevará a la casa nueva, cosas que no le interesa conservar. Otra opción es vender los muebles que no le interesan y sacar algún dinerito.
2º) Como seleccionar que llevar:
La mudanza no significa trasladar todo lo que poseemos en la casa. Seleccionar y separar lo que no se llevara. Regalar los trastos que no interesan a alguien que lo necesite y sino sacar fuera y llamar al ayuntamiento. Cuando llega el momento de mudarse y comenzamos a embalar nos damos cuentas de la cantidad de cosas que fuimos acumulando a lo largo de los años y que ni siquiera utilizamos. Todo lo que no se ha usado en últimos 6 meses o si quiere un año, no se usara más, déjelo. Lleve lo menos posible a su nueva vivienda.
3º) Toda la familia a embalar:
Si es usted y su familia son quienes embalaran, dos semanas antes del día de la mudanza solicite a la empresa encargada del traslado, las cajas y todos los elementos de embalaje necesarios para comenzar la tarea
4º) Planificar el embalaje:
No guarde un poco de cada cosa y al tun-tun. Lo mejor es embalar cuarto por cuarto, hay que numerar las cajas y también puede poner un color especial para distinguirlas de las cajas de otras habitaciones. No olvide realizar el inventario de cada caja. Identifique con color y en varias caras las que contengan objetos “Frágiles”.
3º) Como embalar:
• Para los artículos más pesados como los libros, utilizar cajas pequeñas que se puedan transportar o mover con facilidad.
• La vajilla hay que embalar por separado y con mucho cuidado. Los platos hay que embalarlos con plástico – burbuja y colocarlos dentro de la caja de forma vertical, por que son más resistentes frente a los golpes. Luego rellenar los huecos con papel de periódico arrugado. Las copas hay que envolver una por una en plásticos – burbuja y guardarlas de pie. Rotular con colores fuertes con la palabra “Frágil” en varias de sus caras.
• Las cintas adherentes para precintar las cajas, no hay que usarla directamente sobre los muebles, luego costará mucho sacar el pegamento y puede estropear los acabados.
La ropa se guarda en bolsas de basura grandes y la ropa más delicada en cajas especiales con barras para colgar.
Los artefactos electrónicos, es mejor trasladarlos envueltos en mantas y atados con cuerdas.

HALAJÁ

Si la vivienda a la que nos estamos mudando es propia, entonces no bien se encuentra lista para habitarla, debemos analizar cuántas Mezuzot serán necesarias y las colocaremos recitando la correspondiente bendición.
No obstante, si la propiedad a la que nos estamos mudando es alquilada, entonces el proceder será distinto. Ya que la ley indica que recién luego de 30 días comienza la obligación de colocar las Mezuzot. El Rebe de Lubavitch aconsejó que para no dejar la casa tanto tiempo sin Mezuzot, las coloquemos igualmente al entrar por primera vez, pero sin recitar la bendición. Cuando se cumplen los 30 días, tomaremos una de las Mezuzot y la enviaremos a revisar o colocaremos una mejor en su lugar y entonces recitaremos la bendición. Cabe aclarar que la ley de quien alquila se aplica solamente fuera de la Tierra de Israel.
Una antigua costumbre consiste en entrar a la vivienda cuando lo hacemos para habitarla, muñidos de pan y sal. A esta costumbre el Rebe indicó agregar también el entrar con los siguientes libros: Tania, Jumash (Torá), Tehilim (Salmos) y Sidur.
Una vez que ya estamos viviendo en la nueva propiedad, debemos hacer una reunión con nuestros amigos en honor a la casa que inauguramos. En Jabad la costumbre es la de ofrecer un Farbrenguen (reunión jasídica).
Es importante aclarar que en el caso de ‘comprar’, cuando nos encontramos con el escribano firmando la escritura debemos recitar la bendición de Sheejianu (Sidur Pág. 107) siempre y cuando no estamos hipotecando la propiedad y que también la adquirió un individuo para su provecho personal. Pero de haber sido adquirida en sociedad (esposa, hermanos, padres, etc.) debemos en su lugar recitarse la bendición de ‘Hatov veHametiv’(Que es bueno y hace el bien)…(idem).

2 comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario