¿Qué es un pecado?

Como casi todo, depende a quién le preguntas. El Midrash (Ialkut Shimoni sobre Salmos 25) describe un tipo de “panel de discusión” en el cual esta pregunta se presenta ante cuatro diferentes autoridades: Sabiduría, Profecía, Torá y Di-s, cada uno dando una definición diferente sobre el pecado. Según la Sabiduría, pecado es un acto prejudicial. De acuerdo a la profecía es la muerte. La Torá lo ve como una locura, y Di-s como una oportunidad.

La visión filosófica sobre el pecado es que es una mala idea, como comer mucha comida chatarra. Si haces cosas malas, entonces cosas malas te pasarán a ti. ¿Eso significa que Alguien se sienta allí, recibiendo pecados y devolviendo castigos? Bueno, sí, aunque no es tan simple como un Di-s vengativo que se desquita con sus pequeñas criaturas de la tierra por haberse atrevido a desafiar Sus instrucciones. ¿Es el congelamiento el castigo de Di-s por andar descalzo en la nieve? ¿Es la enfermedad cardíaca la venganza de Di-s por haber tenido una dieta alta en colesterol? En última instancia sí lo es, si aceptas que todo lo que sucede, sucede porque Di-s quiere que suceda. Pero lo que realmente significa es que Di-s ha establecido ciertas ” leyes de la naturaleza ” que describen los patrones de Sus acciones sobre nuestra existencia. Hay leyes físicas de la naturaleza, las que los científicos miden y plantean hipótesis. También hay leyes espirituales de la naturaleza, que dictan que las acciones espiritualmente beneficiosas traen beneficio espiritual, y que los hechos espiritualmente perjudiciales causan daño espiritual. Debido a que nuestra existencia física se deriva y se refleja de la realidad espiritual, la conducta moral y espiritual de una persona afecta en última instancia, su vida física. El Rey Shlomó (quién es la fuente de la perspectiva de la “Sabiduría” en el Midrash mencionado anteriormente) dice en el libro de Proverbios: “El mal persigue a la iniquidad” La “profecía” lo lleva un paso más. El pecado no es sólo un acto dañino, sino el más fatal de todos. La “profecía” define a la “vida” como la conexión con Di-s, por lo que alejarse de Di-s (y por ende destruir esa conexión) significa la muerte. La Torá está de acuerdo que el pecado es un acto prejudicial. También está de acuerdo que destruye el conducto de vida desde el Creador a la creación. De hecho, la Torá es la fuente de tanto la perspectiva de la Sabiduría como la de la Profecía. Pero la Torá va más allá de ellos y reconoce que el alma del hombre nunca debería desear y realizar conscientemente tal estupidez. El pecado, dice la Torá, es una locura. El alma pierde su cabeza, y en un momento de irracionalidad y confusión cognitiva, hace algo que es contrario a su verdadero deseo. Entonces el pecado puede ser trascendente, cuando el alma reconoce la locura de su transgresión y se reafirma a su verdadero deseo. Luego el verdadero ser del alma sale a la luz, revelando que el pecado fue, de hecho, realizado por el ser más externo de su alma.

- ¿Qué dice la Torá? Di-s por supuesto, inventó las leyes de la naturaleza (tanto las físicas como espirituales), y la Sabiduría que reconoce como operan. Di-s es la fuente de vida, y es El quién decretó que debe emanar al alma humana a través de un canal construido por las acciones del hombre. Di-s nos dio la Torá para que nuestra alma esté sana. Por lo que Di-s es la fuente de las tres perspectivas sobre el pecado. Pero hay una cuarta perspectiva que es sólo de Di-s: Pecado es la oportunidad para “regresar” (Teshuvá) Teshuvá es un proceso que, en última instancia, nos da las fuerzas no sólo para trascender nuestros errores, sino para también liberarlos: volver literalmente hacia atrás, redefiniendo la naturaleza esencial de un hecho pasado, transformándolo de mal a bien. Para lograrlo, primero debemos experimentar el acto de transgresión como algo negativo. Debemos agonizar sobre la devastación que le ha hecho al alma, renunciar a su locura. Sólo luego podemos volver hacia atrás y cambiar lo que hemos hecho. Entonces, ¿es pecar un hecho prejudicial? ¿Es la muerte? ¿Es una estupidez? ¿Es la oportunidad para crecer? Resulta que son las cuatro. Pero sólo puede haber una cuarta si también están las tres primeras.

Por: Yanky Tauber

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario