¿Por qué los judíos son llamados el “Pueblo elegido”?

La respuesta corta:
La Torá – que es un éxito en ventas en todos los tiempos y estudiada por las tres principales religiones del mundo – cuenta cómo los Judíos fueron elegidos por Di-s para llevar la  de ser sus embajadores en el mundo y la humanidad.

Originalmente ser elegido:
Ser elegido comienza con elegir.
Hubo un tiempo en el que nadie en el mundo de Di-s deseaba reconocer a Di-s, mucho menos cumplir con Sus Mandamientos. Después de todo, es mucho más fácil vivir una vida acorde a nuestra propia voluntad.
Luego, un día, una persona eligió reconocer a Di-s. Eligió enseñarle a otros acerca de Di-s. Y lo más importante, optó por seguir las directrices de Di-s, independientemente de lo que eran.
Di-s hizo lo mismo. Eligió entrar en un pacto eterno con este hombre y sus descendientes en el futuro, independientemente de quién y dónde se encontraban. Esta familia eternamente sería el responsable de reconocer Di-s y obedecer Su voluntad, y a su vez Di-s eternamente los reconocerá y serán queridos para Él.
Esa persona fue Abraham, y sus descendientes son conocidos hoy en día como los Judíos.

Actualmente ser elegido:
Vivir elegido viene con responsabilidades, así como privilegios.
Mientras que las personas en el mundo pueden comer cualquier cosa que deseen, el Pueblo Judío fué elegido para tener una dieta restringida, designada por Di-s como “Kosher”. Mientras que la humanidad trabaja cualquier día de la semana, los Judíos fueron elegidos para prohibirles hacer cualquier tipo de trabajo en un día de cada semana, el cual Di-s lo designó como: Shabat.
Mientras que otras culturas eligen un idioma para relacionarse entre ellos, los Judíos van a ser siempre asociados con un idioma: Hebreo. Mientras que las otras personas eligen asentarse en cualquier lugar que deseen, los Judíos van a tener siempre un solo lugar: Israel. Y mientras la literatura experimenta diferentes modas , el Judaismo siempre tendrá su Libro central: La Torá
Ser elegido es la enorme responsabilidad y el tremendo privilegio de presentar el mundo a su Creador y de invitar al Creador a vivir entre sus creaciones.

No ser elegido:
No ser elegido le da la capacidad de elegir.
Si uno se siente menospreciado por el hecho de que otros son elegidos, no tiene por qué estar molesto, él también puede elegir para ser elegido. A través de una auténtica conversión, es decir, mediante la aceptación de todas las responsabilidades del judaísmo, él también puede ser privado de sus privilegios.
Más importante aún, puede optar por permanecer “no elegido”. Puede permanecer libre de las responsabilidades y renunciar a los privilegios del judaísmo. Porque en realidad él tiene sus propias responsabilidades y sus propios privilegios. El nacimiento es un testimonio que Di-s ha creado para una misión específica: saber la enorme responsabilidad y privilegio de perfeccionar el mundo que Él creó.

Por: Rab Tzvi Shapiro

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario