¿Dónde está la recompensa?

Un principio básico de la creencia Judía es que Di-s nos recompensa cuando llevamos a cabo Sus mandamientos. La porción semanal de la Torá de esta semana nos dice, que Di-s “te hará bien, y te alargará tus días” si cumplimos con uno de los mandamientos. ¿Pero siempre funciona así?
El mandamiento al cual nos estamos refiriendo, es el de echar a la madre del pájaro cuando tomamos los huevos de su nido. Podemos tomar los huevos para nuestro uso, pero para no causar sufrimiento a su madre al tomarlos frente a ella se nos ordena echarla del nido.

“Honrar a tu padre y a tu madre” es otro mandamiento de la Torá que se nos dice que por medio de cumplirlo, se nos recompensa con largos días.
Sin embargo, el Talmud nos cuenta sobre un caso sobre una persona que llevó a cabo estos dos mandamientos a la vez, y en vez de ser recompensado, le acaeció una desgracia. Un padre le pidió a su hijo que se trepe a un árbol y tome los huevos del nido. El hijo así hizo, y también cumplió con el mandamiento de echar a la madre pájaro. El hijo luego se cayó y murió.
Este evento fue visto por Elisha Ben Abuiá, un erudito que vivió luego de la destrucción del Templo. Quedó horrorizado, y el efecto de esta experiencia, sumado a otros factores, hizo que abandonara la observancia Judía.
Las hijas de Elishá se ocuparon de la comunidad, y su nieto Rabí Iaakov se convirtió en un gran sabio. Él también vivió un evento similar. Sin embargo, actuó de manera un poco diferente. Dijo: “¿En dónde es recompensada la persona con largos días? En el Mundo Venidero…”. Él interpretó la tragedia en este mundo como un énfasis significativo de la importancia de creer en el Mundo Venidero y en la Resurrección de los Muertos. Allí es donde recibimos la recompensa por nuestro servicio a Di-s, y no en este mundo.

Pero la Torá nos dice en varios lugares que si nosotros cumplimos con sus leyes, como está escrito en el segundo párrafo del Shemá: “Les daré la lluvia en su tiempo…y podrán reunir sus cosechas”. ¿No nos está diciendo entonces, que debemos esperar una recompensa en este mundo?
Una manera de entender esto es viendo la diferencia entre los beneficios físicos y la recompensa. Di-s le otorga a cada persona los medios para cumplir con la Torá, así como un amo le da a su sirviente las herramientas para que pueda llevar a cabo su tarea. Paz, salud y comodidad material ayudan al estudio y a la observancia de la Torá, y también a mantener un estilo de vida Judío. Aún así, hay veces que Di-s quiere que la persona observe la Torá enfrentando gran dificultad u opresión: para hacer resaltar la profunda cualidad de la dedicación del Judaísmo. ¿Por qué esta persona debería ser elegida para esta gran tarea? No sabemos. ¿Por qué el alma de esta persona debe dejar el mundo en aquél momento particular? No entendemos los planes Divinos, ni sabemos qué debe lograr cada uno en su vida, ni cuando ni dónde.
En esta etapa de la historia, lo que sucede en este mundo confuso e infinito, sigue siendo un gran enigma.

En contraste, la recompensa por nuestros esfuerzos no tiene límites: no puede ser comprimida dentro de las limitaciones de este mundo físico. La recompensa por los mandamientos, y por el dolor y auto sacrificio en aras del judaísmo, es en Mundo Venidero. Allí, la radiación infinita de la Divinidad es revelada al alma, con una alegría ilimitada.

Por Tali Loewenthal

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario