¿Debo perdonar a todos?

PREGUNTA:
¿Cómo puedes perdonar a alguien que realmente te ha herido, especialmente alguien cercano a ti cuando la confianza entre ustedes ha desaparecido?

RESPUESTA:
Perdonar no es una acción que comienzas y la completas en un corto tiempo. Es un largo proceso en el que lentamente progresas y te mueves hacia la meta.
El Rebe de Lubavitch explica que hay tres niveles de perdón:
1- No le deseamos a la persona ningún mal, e incluso rezamos para su bien. En este nivel básico, todavía podemos sentirnos heridos y hasta enojados. Sin embargo, dentro de nosotros no deseamos que le pase nada malo.
2- Deja de estar enojado. En este segundo paso, no nos sentimos preparados para relacionarnos con esa persona como lo hacíamos antes, pero somos capaces de movernos hacia adelante hasta el punto de no llegar a cargar sentimientos de enojo ni resentimiento.
3- Restaurar la relación. En este nivel, el perdón ya esta completo. No sólo hemos perdonado al individuo, sino que lo entendemos y lo volvemos a aceptar.

El Talmud explica que incluso si es alguien que nos ha herido terriblemente, se espera que encontremos las fuerzas para poder perdonarlo por lo menos en el primer nivel. La ausencia del perdón es señal de crueldad. Desear el mal a alguien representa una debilidad de personalidad que requiere rectificación.
Una forma más difícil del perdón es el segundo nivel, en donde dejamos de sentirnos lastimados y enojados. Si hemos sido heridos necesitaremos tiempo y trabajo duro para poder sacar de nosotros los malos sentimientos. Puede ser un largo proceso de curación hasta que los sentimientos de resentimiento desaparezcan de nuestra alma.
La forma ideal del perdón es el tercer nivel, en donde restauramos nuestra relación. Sin embargo, debemos recalcar que esto no siempre es posible. Todavía podemos lograr el nivel más básico de desearles el bien y dejar de estar enojados y darles respeto. También podemos saludarlo cuando lo vemos y darle la dignidad que cada ser humano merece.
Cada pequeña mejoría en nuestra relación es significativa y tiene un gran efecto que genera felicidad. Da el primer paso ahora.

Por: Mijoel Gourarie

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario