SHABAT El enigma del séptimo día de la creación.

Di-s creó el mundo en seis días y descansó en el séptimo. ¿Qué hizo en ese último día?…

Di-s simplemente dijo: “Hágase la luz” y se hizo, ya que la voluntad de Di-s es existencia, El tomó decisiones y creó. En el séptimo día de la Creación descansó, absteniéndose de crear.
¿Cuál es el significado del séptimo día?
En el relato de la Creación, la Torá indica que Di-s terminó en el séptimo día. Si Di-s creó por su propia voluntad, ¿por qué no siguió haciéndolo? Porque todos los elementos necesarios para el funcionamiento del mundo como unidad fueron creados en los seis días de actividad, por lo que no habría menester de nada nuevo. La vida seguiría siendo regida por las leyes naturales, establecidas físicamente como principios durante los primeros días de la creación. Así, el mundo físico pasa a ser la concreción del mundo espiritual y se establece la posibilidad de las cosas metafísicas, que están relacionadas con el alma. En la vida cotidiana se manifiesta la combinación de cuerpo y alma y la influencia que ejerce una sobre la otra.
Di-s decidió crear la vida, la luz y la oscuridad, la tierra, los cielos… todo fue creado y continúa existiendo porque Di-s la mantiene mediante la energía Divina constantemente, estableciéndose así un sistema que permite al mundo seguir siendo lo que es y tener la bendición para irse perpetuando.
Cuando la Torá menciona al descanso de Di-s, no se refiere al cansancio en términos comunes. El descansó cuando dejó de crear y de interferir con el mundo y nosotros lo imitamos al no ejercer ningún acto de dominio o poderío producto de nuestra inteligencia o habilidad.
En Shabat, en lo que concierne al mandato Divino del Pentateuco, descansar significa no hacer “melajá”, cuyo significado literal es “trabajo”. Pero la Ley Oral indica que es en sentido de creación. Existen 39 principios de creación –formas de traer algo a la existencia-. La prohibición general es una demostración positiva de nuestra firme creencia en que el mundo no necesita nada nuevo y depende continuamente del –Creador que obliga a abstenerse de nuestra forma de crear. Del estudio y la definición de los 39 principios se establece las leyes de Shabat, entendiendo que toda Mitzvá o precepto Divino sirve de alimentación para el alma.
Existe una plegaria en Shabat que dice: “sea favorable ante Ti”; cuando uno hace algo por Hashem, El lo acepta. En Shabat se dice: “sea favorable ante Ti” –acepta nuestro descanso- en términos positivos. La Torá no exige lindas comidas. Ello fue requerido por los Profetas. ¿De donde proviene? El Shabat dota de un sentimiento de seguridad espontáneo, si se sabe por qué se descansa. La mesa de Shabat es la mejor forma de demostrar seguridad. La esencia de la comida es que podemos relajarnos, porque nos sentimos seguros.
El Shabat es un día alegre, aún cuando no existe la obligación de estar alegre, que sí es un mandato durante las festividades. De cualquier forma, el séptimo día de la creación, nos provee de una alegría espontánea. Es un día de satisfacción total en el cual nada hace falta; sin crear, observamos con tranquilidad y sosiego cómo el mundo sigue existiendo, sin nuestra intervención, porque es creación Divina.
En este día estamos en paz con nuestro alrededor, con nosotros mismos, con la sociedad y con Di-s. Paz significa que todo tiene su propósito y contenido. Se siente armonía cuando cada quien entiende que es una pequeña parte de la conformación de un todo.
El Shabat constantemente nos recuerda que la vida ofrece al hombre la oportunidad para aprehender más vida, conocimientos y felicidad. Vale la pena probarlo para poder palpar una pequeña parte del Paraíso.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario