Shabat XI

“RESPETAR EL SHABAT”

Tal como lo mencionáramos en el número anterior, la Torá nos ordena el mandamiento de recordar el Shabat para santificarlo. La forma en que hacemos del día de Shabat un día especial y santo, es agregando honor y placer. ¿De qué modo honramos al día de Shabat? Con comidas sabrosas y luz. Esto hace del día de Shabat un día más placentero. ¿Cómo santificamos este día? A los rezos especiales del día, agregamos que a las comidas de Shabat las iniciamos con una copa de vino.

A continuación enumeraremos los preceptos según el orden en el que van apareciendo con la entrada del Shabat.

“LAS VELAS DE SHABAT”

Para poder disfrutar plenamente del Shabat es necesario que haya luz en el hogar. Esta, nos permite compartir un ambiente agradable, disfrutar de la comida y nos evita (en el caso de estar en la oscuridad) de tropiezos y accidentes. Por este motivo nuestros Sabios nos ordenaron el precepto de encender las velas en las vísperas tanto de Shabat como de Iom Tov.

La cantidad mínima de velas a encender son dos, para recordar con ello los dos versículos que son a) “Recuerda el día de Shabat para santificarlo” y b) “Cuidarás al día de Shabat para santificarlo”.

En el próximo número desarrollaremos quienes deben encender las velas.

por el Rab. Iosef  Feigelstock

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario