El mes del refugio

El “Nodá BiYehudá” explica en una de sus responsas4 el motivo de esta diferencia: en la época del Sagrado Templo, cuando muchos de los castigos estaban en manos del Tribunal terrenal, el arrepentimiento no podía anular una pena del Tribunal debido a que “el juez posee sólo lo que ven sus ojos”, y por ende no puede saber si el hombre se arrepintió y hasta qué punto su Teshuvá es seria. Pero una vez que quedó abolida la pena capital a manos de un tribunal terrenal, y quedaron sólo los castigos que son aplicados desde el Cielo, resulta entonces que frente a Hashem, está abierto y sabido también todo lo que ocurre en el corazón del hombre, y por ende si se arrepiente de sus pecados con una Teshuvá completa, su comportamiento le vale frente a Hashem incluso para la trasgresión más grave.

De la misma manera como la Torá es una ciudad de refugio que salva del pecado, así también hay en el tiempo un período especialmente apropiado para el arrepentimiento, y es que en el mes de Elul. Como se aprende del versículo5 que trata sobre la ciudad de refugio y forma- con la primera letra hebrea de las palabras “lo puso al alcance de su mano y te daré (un lugar para escapar de ahí)” la palabra Elul, indicando que este mes es la ciudad de refugio de todos los pecados en los que uno puede haber incurrido durante el año que culmina. Hay que “escapar” a lo profundo de Elul, y “radicarse” ahí – en su conducta especial de Teshuvá, Tefilá, Torá y Mitzvot (especialmente Tzedaká), y entonces estamos asegurados que nos haremos meritorios de un año bueno y dulce.

(Likutei Sijot tomo II Pág., 625)

NOTAS: 1.Devarim 19:1 en adelante 2.Macot 9:2 3.Ahí 10:1 4.Oraj Jaim Pág. 141, inciso 35 5.Shemot 25:13 Ver Pri Etz Jaim, Portal de Rosh Hashaná Cáp. 1. Shaar Hapesukim del Ari Z”L sobre este versículo.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario