¡Llega el mes de los milagros!

Pareciera ayer que festejamos Rosh Hashaná, pero en realidad ya nos encontramos en la mitad del año. De acuerdo al calendario bíblico, este Shabat bendeciremos al Primer Mes (Nisan), como se lo denomina en Parshat HaJodesh: “Este mes será para vosotros el principio de los meses, será para vosotros el primero de los meses del año”
De esto se deduce que el Pueblo Judío vive dentro de dos calendarios, que en esencia son dos terrenos paralelos. Por un lado, el calendario natural, que comienza el primero de Tishrei – día de la creación del hombre. Por el otro lado, el calendario milagroso, que comienza con el mes de Nisan – en el cual nuestros antepasados salieron de Egipto con milagros y maravillas. Esto nos indica que la vida del judío en particular y del pueblo de Israel en general se conduce por dos ejes paralelos: el eje natural, humano y el eje sobrenatural, milagroso.

EJES PARALELOS
La historia del pueblo judío refleja este fenómeno. Por un lado, el pueblo de Israel se desarrolló de acuerdo a las leyes de la naturaleza: consiguiendo sustento por las vías naturales. Midiéndose contra crueles decretos de exterminio. Pero se entiende de acuerdo a los estatutos naturales que el pueblo judío no hubiera podido jamás sobrevivir, ya que todas las condiciones normales estaban en su contra, si no fuera que paralelamente actuaron sobre el pueblo de Israel pujanzas sobrenaturales que lo proveyeron de la fuerza para subsistir.
En este punto se halla oculto el secreto de la existencia del pueblo judío. Superficialmente, se lo ve como un pueblo como todos, sometido a las leyes naturales y procesos sociales y demográficos. Pero de pronto, en cierto punto queda claro que es ajeno a las reglas.
Ese es el componente milagroso del pueblo de Israel, que está representado por el mes de Nisan, en el cual nació y se formó el pueblo judío. Su liberación fue a través de maravillas y de lo sobrenatural, y de allí le fue otorgada la fuerza de permanecer – el eje milagroso.

LA FUERZA PARA LA REDENCIÓN
El reconocimiento de este potencial tiene que manifestarse en la vida particular y en la comunitaria. El judío debe ocuparse de su sustento en forma natural, pero paralelamente debe saber que “la bendición de Di-s es la que enriquecerá”
Esencialmente, el mes de Nisan nos recuerda la fuerza que nos fue otorgada para llegar a la redención total y completa. Nuestros Sabios nos dijeron: “En Nisan fueron redimidos y en Nisan serán redimidos”. Esto no significa que en el resto de los meses del año no puede llegar la Gueulá, sino que Nisan es un momento especial para ello. ¡Por eso, si en este mes llevamos a cabo otra buena acción, participamos de otro curso de Torá, colocamos una moneda más para caridad, realizamos otro acto de bondad y tenemos amor al prójimo – lo lograremos!!!

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario