¿El calendario hebreo es solar o lunar?

En el Shabat anterior a Rosh Jodesh (Luna Nueva) se recita una plegaria especial antes del servicio de Musaf…

El punto central de esta costumbre es anunciar el día (o los dos días) de la semana en que será Rosh Jodesh.
Nuestro calendario- luáj es básicamente lunar, es decir, los meses del año se calculan según la luna. La palabra hebrea Jodesh significa tanto “mes” como “luna”. La palabra deriva del hebreo jadash, “nuevo”, porque la luna se renueva cada mes como luna creciente. Esta reaparición mensual de la luna se llama molad — el “nacimiento” de la luna. El mes judío es el período de tiempo de un molad al siguiente, que es 29 días, 12 horas y 44 minutos. Puesto que un mes calendario debe consistir de días completos (sería muy complicado tener medio día que pertenez¬ca al mes saliente y la segunda mitad al mes entrante, y, además, un día judío completo incluye la noche anterior), nuestros meses calen¬darios invariablemente consisten de 29 o 30 días. En el primer caso, el mes se denomina Jasér (deficiente), en el último, Malé (completo). El primer día del nuevo mes se llama Rosh Jodesh, “cabeza del mes”. Si el mes saliente es un mes “completo”, entonces tanto su día 30 como el día siguiente (el primer día del nuevo mes) son Rosh Jodesh.

Los días de Rosh Jodesh de nuestro lúaj fueron mencionados en la Torá entre los días festivos del año, celebrados con leyes, costumbres y plegarias especiales (como en el caso del Shabat y las Festividades, aunque no con el mismo grado de santidad).
El año lunar (12 meses con un promedio de 29 1/2 días, 44 minutos cada uno) contiene 354 días más 8 horas y 48 minutos. (Es interesante notar que la palabra hebrea año tiene el valor numérico de 355). Por lo tanto, el año lunar es aproximadamente 11 días más corto que el año solar, que tiene 365 días. ¿Tiene alguna importancia? Mucha. Nuestras Festividades tienen fecha en la Torá, cada una debe ser celebrada durante un día o días determinados, de un mes específico. Simultáneamente, la Torá requiere que nuestras Festividades acaezcan en sus respectivas estaciones del año, (es decir, Pesaj en el mes primaveral de Nisán, Sucot en el otoñal mes de la cosecha, Tishrei) . Sin embargo, las estaciones del año se determinan por el sol, no la luna. Por lo tanto se requiere una adaptación periódica para conciliar la diferencia entre el año lunar y el año solar. De lo contrario, nuestras festividades “oscilarían” de estación a estación retrocediendo 11 días de año en año, siendo la Festividad de la primavera (Pesaj) eventualmente en invierno, y la Festividad de la cosecha (Sucot) en primavera, y así sucesivamente.
Este ajuste consiste en agregar un mes extra cada dos o tres años. Este mes extra se agrega antes del mes de Nisán, dándonos dos meses Adar, y haciendo de ese año una Shaná Meuberet, un año embolismal (la gente por error llama “bisiesto”) de 13 meses.
Nuestro calendario fijo actual fue introducido por el Sabio Hilel el Segundo, alrededor del año 358 e.c Es un sistema ingenioso y maravilloso que nos dice el punto exacto en el tiempo cuando aparece el molad de la luna, cuándo es Rosh Jodesh, cuándo comienzan nuestras Festividades y Días de Ayuno, cuántos días tiene cada mes, cuántos meses tiene cada año, y así sucesivamente.
En la era de los Gueonitn 589 E.C., se introdujo la costumbre de anunciar la luna Nueva en la Sinagoga en el Shahat que le precede, para recordar la Consagración de la Luna Nueva por parte de la Suprema Corte de antaño, y principalmente para informar al público cuando será el día, o los días, de Rosh Jodesh.

Adaptado de MI PLEGARIA Volumen II, Editorial Kehot Sudamericana

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario