Universidad de Haifa: La naturaleza restaurará la fauna

El horrendo incendio estimulará el renacimiento en los bosques perdidos como resultado de un impresionante regreso de la diversidad biológica animal, dicen los expertos.

Contrariamente al dolor permanente de las familias que perdieron a sus seres queridos en el incendio y al trauma de perder su propiedad que será aliviado cuando construyan sus nuevas casas, se puede contar con la naturaleza a que se restituya por sí misma, aunque le lleve años.
El Profesor Ido Izhaki, un experto forestal perteneciente al departamento de biología ambiental y evolutiva de la Universidad, la Dra. Lea Wittenberg del departamento de estudios ambiental y geográficos, y su colega el Dr. Dan Malkinson, estuvieron de acuerdo en que el horrendo incendio estimulará el renacimiento de los bosques perdidos como resultado de un impresionante regreso de la diversidad biológica animal.
Ellos y otros ecologistas se opusieron a la plantación de árboles jóvenes, ya que es “innecesario” si todo va bien y puede interferir con la restauración natural.
“Hemos hecho un estudio en el incendio del año 1989 en el Carmel, que destruyó menos árboles que éste, pero ha sido significante de todos modos. Le llevó entre unos 15 a 20 años el regreso de la mayoría de las especies. Sea como fuere, para conseguir árboles del mismo tamaño que aquellos destruidos, serán necesarios entre 10 a 15 años”
Como sea, Izhaki agregó que en aquellas secciones del Carmel que han sido víctimas varias veces de incendios en las últimas tres décadas, los restos pueden no volver, lo que significa que la restauración llevará más tiempo y que la Fundación Natural Judía puede intervenir plantando árboles jóvenes.
“En este momento, el dinero debe ser invertido en ayudar a los residentes a reconstruir sus hogares y restaurar la infraestructura, y no en la replantación”, dijo.
“Debemos esperar un año y ver lo que sucede”
“Lo que ocurrió acá, habían árboles altos en ambos lados de la calle y el fuego se propagó de lugar en lugar. Nadie puede hacer frente a 20, 30 o 40 metros de alto de una llama” exclamó.
Wittenberg, residente de Haifa, dijo que los forestales no están de acuerdo y siempre quieren replantar, pero los ecologistas ven al fuego como una manera natural de reconstruir y hasta incluso de mejorar el bosque.
Seguramente, los pájaros se hayan ido pero pueden volver. Algunos animales fueron incinerados, mientras otros se escaparon a sus agujeros en donde tendrán que competir por los recursos con otros animales.
Muchas semillas fueron diseminadas por el fuego y el viento, las hormigas volverán vengativas. La mayoría de ellas, dijo Malkinson, sobrevivieron porque sus nidos se encuentras bajo tierra.
Algunos animales se escaparon a sus agujeron y siguen todavía vivos. Pero verracos salvajes, puercoespines y otros pueden haber sido matados.
Los animales de la reserva Hai Bar fueron salvados sin haberlos dejado escapar. Habrá sido traumático para ellos, dijo Malkinson, y esto puede reducir su fertilidad. “Pero soy optimista acerca de la habilidad de la naturaleza de poder restaurarse por sí misma”
El Prof. Manfred Green, un residente de Kiryan Ono, profesor de la Escuela Universitaria de Salud Pública, dijo que la polución del fuego puede dañar gente con asma y enfermadades pulmonares y cardiovasculares.

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario