Tecnología solar israelí reduce la contaminación

Una empresa israelí-australiana utilizará la tecnología solar desarrollada en el Instituto Weizmann de Ciencia para reducir las emisiones de dióxido de carbono causadas por la quema de lignito. La nueva iniciativa fue recientemente puesta en marcha en Israel por NewCO2Fuels Ltd., una subsidiaria de la empresa australiana Greenearth Energy Ltd., que ha adquirido una licencia de exclusividad mundial para la utilización de la tecnología solar de Yeda, el brazo del Instituto Weizmann encargado de la transferencia de tecnología.
La tecnología del Weizmann hace uso de energía solar concentrada para poder disociar el dióxido de carbono (CO2) en monóxido de carbono (CO) y oxígeno (O2). Este método, desarrollado en el Instituto Weizmann por el Prof. Jacob Karni, también permite disociar agua (H2O) en hidrógeno (H2) y oxígeno (O2), al mismo tiempo que el CO2 es desintegrado.
El monóxido de carbono (CO), o la mezcla de este con hidrógeno, conocida como gas de síntesis, puede ser utilizado como combustible gaseoso, por ejemplo, en plantas de energía, o ser convertido en combustible líquido, tal como metanol, que puede ser almacenado, transportado o utilizado como combustible para vehículos de motor .
El método ha demostrado tener éxito en pruebas de laboratorio. NewCO2Fuels Ltd. está construyendo un reactor solar para la conversión de CO2 a escala industrial. Parte del desarrollo está siendo realizando en colaboración con el Instituto Canadiense para la Investigación Aplicada y de Energías en el Instituto Weizmann de Ciencia.
Greenearth Energy espera que la nueva iniciativa Israelí-Australiana ayude a aprovechar los vastos recursos de lignito en el Estado de Victoria, en el sureste de Australia, cuyo uso ha sido limitado hasta ahora por la alta emisión de CO2 de este tipo de carbón. La posibilidad de convertir de manera limpia y eficiente, el CO2 en combustible volverá al lignito en una fuente de combustible ecológico.

Una empresa israelí-australiana utilizará la tecnología solar desarrollada en el Instituto Weizmann de Ciencia para reducir las emisiones de dióxido de carbono causadas por la quema de lignito. La nueva iniciativa fue recientemente puesta en marcha en Israel por NewCO2Fuels Ltd., una subsidiaria de la empresa australiana Greenearth Energy Ltd., que ha adquirido una licencia de exclusividad mundial para la utilización de la tecnología solar de Yeda, el brazo del Instituto Weizmann encargado de la transferencia de tecnología.La tecnología del Weizmann hace uso de energía solar concentrada para poder disociar el dióxido de carbono (CO2) en monóxido de carbono (CO) y oxígeno (O2). Este método, desarrollado en el Instituto Weizmann por el Prof. Jacob Karni, también permite disociar agua (H2O) en hidrógeno (H2) y oxígeno (O2), al mismo tiempo que el CO2 es desintegrado.El monóxido de carbono (CO), o la mezcla de este con hidrógeno, conocida como gas de síntesis, puede ser utilizado como combustible gaseoso, por ejemplo, en plantas de energía, o ser convertido en combustible líquido, tal como metanol, que puede ser almacenado, transportado o utilizado como combustible para vehículos de motor .El método ha demostrado tener éxito en pruebas de laboratorio. NewCO2Fuels Ltd. está construyendo un reactor solar para la conversión de CO2 a escala industrial. Parte del desarrollo está siendo realizando en colaboración con el Instituto Canadiense para la Investigación Aplicada y de Energías en el Instituto Weizmann de Ciencia.Greenearth Energy espera que la nueva iniciativa Israelí-Australiana ayude a aprovechar los vastos recursos de lignito en el Estado de Victoria, en el sureste de Australia, cuyo uso ha sido limitado hasta ahora por la alta emisión de CO2 de este tipo de carbón. La posibilidad de convertir de manera limpia y eficiente, el CO2 en combustible volverá al lignito en una fuente de combustible ecológico.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario