Rapero se siente identificado con el judaísmo ortodoxo en Israel

“Tenemos que llegar antes de que se oculte el sol”, dice, mirando tras unos lentes de sol Ray-Ban, la primera señal de que no es un hombre Jerusalemitano común. Es el rapero Shyne, quien estuvo nueve años en las cárceles de Nueva York por haber incendiado un pub en el año 1999 durante una salida nocturna con Mr. Combs y su novia en aquél momento, Jennifer Lopez.
“Mi vida entera grita que yo tengo un alma judía” dice, usando la palabra hebrea “neshamá” para decir “alma”.
Viviendo como Moshé Levi, un judío ortodoxo de Jerusalem (cambió legalmente su nombre Jamaal Barrow), asiste a sesiones de estudio del Talmud, se reúne con los rabinos más exigentes y religiosos de la ciudad, y se prepara para un concierto de música.
Su transición de adolescente problemático de Flatbush, una celebridad rapera, gángster, encarcelado, a un partícipe activo en las Yeshivot, es el último capítulo de un paseo bizarro que comenzó el día de su nacimiento en Belice hace 32 años. Es hijo de un abogado, quien ahora es el Primer Ministro del país, y de una madre que lo crió en los EE.UU y se dedicaba a limpiar casas.
El Sr. Levi habla estilo gente de la calle pero combina su vocabulario con palabras hebreas con acento Yidish, haciendo referencias al “Jumash” y “Halajá”.
Como por ejemplo: “No hay nada en el Jumash (Pentateuco) que diga que no pueda manejar un Lamborghini”, y “nada en la Halajá sobre manejar los autos que a mi me gustan, sobre el estilo de vida que vivo”. Siendo adolescente comenzó a leer la Biblia, las historias del Rey David y de Moisés. A los 13 años (edad de Bar Mitzvá como él dice) comenzó a identificarse a él mismo como “un Israelita”, una sensibilidad que se reforzó luego de enterarse que su bisabuela era etíope; y le gusta preguntarse si no pudo haber sido judía.
Ya solía rezar diariamente y estudiar judaísmo diario en el momento de su arresto, pero se convirtió en un judío practicante, que celebra las festividades, cuida kashrut y observa el Shabat bajo la tutela de los rabinos de la prisión. En Israel, dijo, pasó por un proceso de conversión conocido como “giur lejumrá”
En la noche de Diciembre de 1999 que el Sr.Levi entró al pub Times Square, tenía 19 años y estaba disfrutando de los frutos de su primer álbum de hip-hop. Los detalles sobre lo ocurrido adentro son confusos, pero luego de una discusión con Mr. Combs, conocido en ese entonces como Puff Daddy, y común grupo del club, comenzaron a disparar y tres personas resultaron heridas.
El Sr.Levi fue sentenciado con 10 años en prisión por asalto, posesión de armas e imprudencia temeraria.
“Esto fue el pasado, tengo muchas cosas que pasaron” dijo, “Seguimos adelante”.
A lo que el Sr.Levi ha pasado desde su liberación de la cárcel hace un año, es a una vida en la que suele parar en el medio del día, envolviendo su brazo con las cintas de cuero del Tefilín (filacterias). Durante el día estudia con varios rabinos Ortodoxos estrictos.
“¿Cuáles son las leyes?” dijo, explicando su decisión de adherirse al nivel ortodoxo de observancia. “Quiero saber las leyes. No quiero saber las indulgencias. Nunca busco las indulgencias por todas las cosas terribles que hecho en mi vida, por todos los errores que he cometido”.
En canciones como “¿Soy un pecador?” él moldea su búsqueda espiritual como un escape de la prisión de la vida y del dolor, con letras como, “mira en mi alma y encontrarás una perspectiva que no puedes ver a través del ojo”.
Su foco actual de estudio son: Las leyes del Shabat. Para el Sr.Levi éstas ayudan a explicar su atracción hacia el judaísmo.
“Lo que recibo son barreras”, dijo. “Definición y forma. Y de esto se trata el Shabat. No puedes hacer simplemente lo que te plazca. Debes establecer tus propios límites. Todo son reglas, reglas, reglas”, dijo con su mano en una página abierta del Talmud. “¿Pero sabes lo que tienes si no hay reglas? Terminas con una gran dosis de pastillas en tu estómago. Cuando no sabes qué decir y nadie te dice que no, caes muy profundo”.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario