Los legendarios judíos de Kaifeng, China

El Chef Dennis Wasko explora a la antigua comunidad judía de Kaifeng, cómo han mantenido sus tradiciones y el legado que han dejado.

La leyenda cuenta que una comunidad judía ha existido en la ciudad de Kaifeng, China desde la época de la Dinastía de Song del Norte (c.960-1127 DEC), hasta finales del Siglo XIX. Se cree que los ancestros de los judíos de Kaifeng han emigrado desde algún lado de Asia Central, escapándose del embate islámico. Los inmigrantes siguieron la antigua Calle Silk y eventualmente se establecieron en la capital Song de Kaifeng. Estos humildes inmigrantes fueron cálidamente aceptados en su nuevo hogar y se les permitió practicar abiertamente su fe. Los judíos pudieron construir una sinagoga, beit midrash, Mikvá y tener su propia faena Kasher. En el Siglo XIV, el Emperador MIng otorgó siete sobrenombres únicos sobre los grupos judíos de Kaifeng, nombres por los cuales se identifican hoy en día.

Los primeros en conocer a estos judíos Chinos en el año 1605 fueron los europeos, cuando un judío de Kaifeng fue a Beijing para tomar un examen de servicio civil. Allí el judío se encontró con un misionero jesuita, Matteo Ricci. De acuerdo a Ricci, su visitante, llamado Ai Tíen, clamó ser judío. Le dijo a Ricci que otros muchos judíos vivían en Kaifeng y que tenían una bella sinagoga y poseían muchos libros judíos.

Después de unos tres años de este primer encuentro, Ricci mandó a otro jesuita a Kaifeng para ver si había realmente judíos allí. El Jesuita emprendió a copiar porciones de manuscritos y documentos que eran usados por la comunidad. Esto permitió a Ricci confirmar que la gente practicaba de hecho el judaísmo, aunque no usaran el hebreo.

Tristemente, para el momento en el que el enviado de Ricci llegó a los judíos en Kaifeng, la comunidad había comenzado a menguar. Cuando Ricci le escribió al Jefe de la Sinagoga para decirle que el Mesías había llegado, el rabino respondió que el Mesías no llegaría hasta dentro de muchos años, y que Ricci podría tener el trabajo de ser el líder de la comunidad si se convertía y no comiera más cerdo.

A pesar del aislamiento de los judíos de la diáspora, los judíos de Kaifeng preservaron las costumbres y tradiciones judías por muchos siglos. Desafortunadamente, en el Siglo XVII, la asimilación comenzó a debilitar estas tradiciones. El matrimonio mixto entre judíos y otros chinos y las minorías chinas crecieron. La destrucción de la sinagoga de Kaifeng en el año 1860 llevó a la desintegración total de la comunidad.

Hoy en día, hay entre 600 y 1000 residentes en Kaifeng cuyo linaje lleva a la que una vez fue una vibrante comunidad judía. Los descendientes de los judíos de Kaifeng están comenzando a reconectarse con su legado judío, y algunos han emigrado a Isarel. Hay un grupo fascinante cuyo legado étnico está recién comenzando a explorarse.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario