La liberación de Gilad Shalit

JERUSALÉN.- Después de permanecer cinco años y cuatro meses en cautiverio y en medio de un clima de máxima tensión, finalmente fue liberado el soldado israelí Gilad Shalit en el marco del polémico acuerdo con el grupo extremista Hamas, mediante el cual el Israel dejó en libertad a un primer grupo de 447 presos palestinos.

“Espero que este acuerdo ayude a realizar la paz entre los dos campos, Israel y Palestinos”, dijo Shalit en declaraciones a la televisión egipcia inmediatamente luego de su liberación, según la traducción al árabe de sus declaraciones en hebreo.

El ejército israelí fue el encargado de confirmar la noticia de que Shalit, capturado el 25 de junio de 2006 por un comando palestino en la frontera con la Franja de Gaza, se encuentra sano y salvo, al mismo tiempo que la televisión local emitió las primeras imágenes del soldado en la parte egipcia del paso fronterizo de Rafah, en la que se lo vio con buen aspecto.

Tras ser entregado a Israel, el soldado fue llevado desde el Sinaí a una base militar en el sur de Israel, en la que se le realizó un primer chequeo médico. “Según los primeros resultados de los exámenes médicos que hemos efectuado en la base de Amitai hemos estimado que el estado de salud de Gilad Shalit es bueno y satisfactorio”, afirmó el vocero del ejército, general Yoav Mordechai.

Shalit llegó a la base en un helicóptero de la Fuerza Aérea israelí procedente del campamento militar de Amitai, donde tuvo ocasión de ducharse y despojarse de la vestimenta entregada por sus captores. Ya en esa posición militar pudo hablar por teléfono con sus familiares y se le hizo entrega de unos anteojos.

Asimismo, otra fotografía e imágenes de video difundidas por el Ejército y que recogen los medios locales muestran a Shalit con uniforme militar y ataviado con los galones y distintivos del nuevo rango que se le ha concedido tras su cautiverio, el de sargento primero.

Inmediatamente fue llevado a una base cerca de Rehovot, en el centro del país, donde se reencontró con su familia. El soldado también fue recibido por Netanyahu; el titular de Defensa, Ehud Barak, y el jefe del Estado Mayor, Benny Gantz. Tras el reencuentro, Shalit y sus familiares serán transportados en helicóptero a su residencia en Mitzpeh Hila (Norte).

El primer ministro israelí, aseguró hoy haber cumplido la misión que se fijó al asumir el cargo hace más de dos años, al devolver a casa al soldado Guilad Shalit. “Una de las misiones centrales que encontré en mi mesa y me fijé en la agenda de mi corazón, era traer de regreso a nuestro soldado capturado sano y salvo a casa. Hoy ese objetivo se ha cumplido”, declaró ante los medios en la base militar de Tel Nof, en el centro de Israel.

La liberación se produce como fruto de un acuerdo sin precedente alcanzado con el grupo terrorista palestino Hamas, que ha despertado una ola de críticas en el país. Proporcionalmente, se trata del intercambio de prisioneros más desventajoso en toda la historia de Israel, que tras más de cinco años de negociaciones aceptó liberar a un total de 1027 palestinos para recuperar a uno de sus soldados.

Entre los detenidos liberados figura el más antiguo prisionero palestino en Israel, Nael Barghouti, encarcelado en 1978, y la primera mujer del brazo armado de Hamas, Ahlam Tamimi, condenada a 16 penas de cadena perpetua por un atentado en una pizzería de Jerusalén oeste, que dejó 15 muertos en agosto de 2001.
Con el paso de los años, Shalit se convirtió en un ícono en Israel. Esto explica por qué, pese al alto precio que pagará Israel por su liberación, el 79% de los israelíes apoyan el canje, según reveló una encuesta publicada ayer por el diario Yediot Ahronot.

La repatriación de soldados capturados, vivos o muertos, es además un asunto muy sensible para los israelíes, ya que muchos han pertenecido al ejército y ven su retorno como un asunto innegociable, casi sagrado.
Extraído de lanancion.com.ar

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario