Impresionante descubrimiento arqueológico

Uno de los arqueólogos más prominentes de Israel declaró que los restos del Primer y Segundo Templo, incluyendo el Segundo Templo mismo, yace bajo la planicie del Monte del Templo, esperando ser excavados.
El Dr. Eliat Mazar de la Universidad Hebrea acusó a los custodios islámicos del sitio de haber destruído objetos Judíos cuando querían convertir al Monte del Templo en una “mezquita gigante”.
” Creo que vamos a encontrar los restos comenzando desde la era del Primer Templo y los restos del Templo mismo”, dijo Mazar, “Quiero decir, nadie los tomó, están allí”.
Mazar dijo que está absolutamente segura, que todos los restos están esperando ser revelados. Y si no puede hacerse hoy en día por diferentes motivos de sensibilidad, por lo menos hay que intentar tener cuidado de que no se arruinen cuando llegue el momento de excavar”
Mazar ha dirigido excavaciones que llevaron al descubrimiento de restos de la era del Templo, incluyendo un túnel que se dice que usaron los Israelitas para conquistar Jerusalem, así como también, el baño ritual más grande del mundo.
“La protección de los elementos del Monte del Templo y la prevención de su ruina es una meta pública en primer lugar”. “Es importante notar que cualquiera de las excavaciones y otros trabajos en el Monte del Templo,  se deben llevar a cabo teniendo en cuenta el carácter del lugar y luego de haber recibido todos los permisos y pautas arqueológicas. Como regla, el uso de maquinarias pesadas debe ser evitada”.
En el año 2008, Mazar y un grupo de arqueólogos excavaron lo que se creía ser el sello real de un príncipe del Antiguo Testamento que se dice que arrojó al profeta Jeremías a un pozo.
El tallado del sello, conocido como “bulla”, fue descubierto sobre una arcilla en el Monte del Templo, increíblemente conservado, con el nombre de Gedalia, hijo de Pashur, gravado.
Gedalia es mencionado en Jeremías 38:1, cuando servía al Rey Zidkiá de Iehudá, los últimos días antes que Jerusalem fuera conquistado por el Rey Babilonio Nabucodonosor en el año 586 AEC.
Mazar agregó, “No es muy frecuente que tales descubrimientos le sucedan a los arqueólogos en donde figuras reales del pasado salen del polvo de la historia y que se revivan las historias de la Biblia”.

Extraído y adaptado de crownheights.info

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario