Hallan el extraordinario sello de una mujer de la era del Primer Templo en Jerusalén

Un hallazgo extremadamente raro tuvo lugar en un estacionamiento en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Se trata de un sello tallado en una piedra preciosa de la época del Primer Templo, que lleva el nombre de una mujer, Elihana bat Gael (Elihana hija de Gael).

Es muy poco común hallar artefactos de la época del Primer Templo, los sellos de esa época son extraordinarios; y un sello que lleva el nombre de una mujer es aún más raro.

El estacionamiento de la Brigada Givati en la Ciudad de David ha sido objeto de excavaciones, desde hace nueve años. El objetivo es desenterrar las antigüedades en el sitio y, finalmente, construir un nuevo centro para visitantes en el Parque Nacional de la Ciudad de David, colindante con el barrio predominantemente árabe de Silwan, en Jerusalén este.

La excavación ha generado una gran cantidad de descubrimientos de todos los periodos de poblamiento de la ciudad. Recientemente, fue descubierto allí el Akra, una ciudadela helenística erigida, en el siglo II A.E.C., por los conquistadores seléucidas, en el corazón de Jerusalén, tras la primera destrucción de la ciudad. Hallazgos en el sitio de épocas posteriores incluyen una gran villa romana, una calle y edificios del período bizantino, restos de la época musulmana que incluye un alijo de oro, etc.

En una de las trincheras más profundas abiertas en los últimos meses, los arqueólogos descubrieron los vestigios de una estructura de la última parte del período del Primer Templo (1006 -586 A.E.C.). Esta época está relativamente sin representación en las excavaciones de la Ciudad de David y en Jerusalén en general, debido a la gran cantidad de construcciones en la ciudad durante los períodos posteriores de la antigüedad.

“Hay una sensación de que se trata de un edificio administrativo. De hecho, todo el cinturón que rodea el templo no fue aparentemente concebido para simples edificios”, manifestó el director de la excavación, Dr. Doron Ben Ami, de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Pero el hallazgo más impresionante en esta parte de la excavación se descubrió hace una semana: dos extraordinarios sellos de más de 2.500 años de edad, hechos de piedras semipreciosas grabadas con los nombres de Elihana bat Gael y Saariahu ben Shabeniahu (Saariahu hijo de Shabeniahu).

De acuerdo con el historiador cultural Hagai Misgav de la Universidad Hebrea, la aparición del nombre de una mujer en un sello es muy rara. El nombre Elihana no aparece en la Biblia; aunque los estudiosos están familiarizados con un nombre similar, Eliya, que ha sido encontrado en un sello amonita contemporáneo. Se trata de un nombre que es la forma femenina del nombre bíblico “Eli”. El estilo de la inscripción en el sello recién descubierto es similar a la escritura de los amonitas. Se sabe que hacia el final del período del Primer Templo, el Reino de Ammón ejercía gran influencia en la región de Jerusalén; y por lo tanto, la dueña del sello puede haber venido de Jordania.

El nombre del otro sello, Saariahu, tampoco se encuentra en la Biblia. Fue encontrado en un fragmento de cerámica originario de Arabia y probablemente significa “el dios que se revela en una tormenta”. Una frase similar se encuentra en el Libro de Job.

La excavación en la Ciudad de David está siendo llevada a cabo bajo los auspicios de la Autoridad de Antigüedades de Israel y financiada por Elad, una ONG de derecha asociada a los colonos de los asentamientos. La mayor parte de los hallazgos más pequeños fueron desenterrados en el marco del Proyecto de Tamizado del Templo Monte de la organización en el Parque Nacional Emek Tzurim, al pie de Monte de los Olivos. Allí, corrientes de agua y tamices son usados para lavar el suelo, con el fin de exponer los artefactos arqueológicos.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario