Ha pasado un año desde Mumbay

“¡No podemos decir que ha pasado un año y no duele!”. “Pero lo que sí podemos decir es que los terroristas no tuvieron éxito!”…


Con los padres del Rabino Gavriel y Rivka Holtzberg– directores del Jabad-Lubavitch en Mumbay, asesinados en India– liderando en su camino a miles de emisarios del Rebe- compañeros de la pareja- se ha respondido a la tragedia con orgullo judío. El jueves 12/11 de noche, exhibiendo una Torá recientemente completada, desfilando por la vía pública de Brooklyn, New York.
Escrito con el apoyo de los emisarios -shlujim- de Jabad-Lubavitch del mundo y miembros de la comunidad judía en Crown Heights, Brooklyn, la nueva Torá se destinará al nuevo Chabad House que volverá a abrir sus puertas, después que los terroristas lo asaltaron el año pasado, durante los ataques en la capital financiera india. Una inscripción en el manto que cubre la Torá, dedica el Rollo santo a la memoria de los Holtzbergs y los otros cuatro judíos que fueron asesinados junto a ellos en el Beit Jabad.
En su alocución antes del desfile que acompañó al Sefer Torá, el Rabino Shimon Rosenberg, padre de Rivka Holtzberg, dijo a los rabinos congregados que, siguiendo la ley judía y la práctica jasídica, la alegría ilimitada es la única respuesta en semejante ocasión. Casi un año después de los ataques, Rosenberg dijo que “seguramente Gabi y Rivky querrían que agregáramos la luz” a su casa de Mumbai.
“Todos sabemos la elevada naturaleza de completar una Torá” explicó Rosenberg, que voló desde Afula- Israel, para la ocasión y el Congreso Anual Internacional de Emisarios de Jabad-Lubavitch. “Pero particularmente dada la santidad que se genera aquí durante la conferencia, estoy seguro que Gabi y Rivky están uniéndose, ahora mismo, a esta celebración”
Antes de comenzar los festejos, muchos asistentes tenían lágrimas en sus ojos al ver que Rosenberg y el Rabino Najman Holtzberg, padre de Gavriel Holtzberg, completaban las últimas letras del Rollo de la Torá. El momento de tristeza continuó mientras Holtzberg liderando la marcha, entonaba una melodía de jasídica compuesta por un antepasado suyo. Pero después de que el Rollo de la Torá se alzó para que todos lo viesen, el cuarto estalló con la energía de los hombres que comenzaron a bailar en el lugar.
La muchedumbre se dirigió a la calle y la Torá encabezó un desfile resplandeciente, rematada con una brillante corona, salió hacia fuera, donde la esperaba el dosel tradicional- la Jupá- para albergar la Torá.
Semejante despliegue de felicidad y orgullo judío es exactamente lo que los tiempos presentes exigen, explicó el Rabino Moshe Kotlarsky, vicepresidente del Merkos L”Inyonei Chinuch, brazo educativo de Jabad-Lubavitch, y administrador del congreso. Señaló que a lo largo de los días de la apertura de la conferencia internacional, los asistentes rellenaron la mayoría de las 600,000 letras que comprenden el Rollo de la Torá.
“Cada letra en este Rollo de Torá fue escrito por un emisario o miembro de la comunidad de Lubavitch mundial,” dijo durante un discurso. “Esta Torá representa ciudades, estados y países. En esencia, esta es escrita por todo el pueblo judío”
Cuando los terroristas atacaron el Beit Jabad, no sólo deseaban simplemente dañar un centro, Kotlarsky señaló. Ellos estaban cargados por un intenso odio por todos los judíos.
“¡No podemos decir que ha pasado un año y no duele!” dijo. “Pero lo que sí podemos decir es que los terroristas no tuvieron éxito!”

De Chabad.org news


Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario