El invento del emprendedor israelí Ben Biron podría salvar muchas vidas

A los 24 años creó “Alcohoot”, el primer test de alcoholemia para celular del mundo. Biron espera que el elegante diseño del producto, junto con una aplicación que traza los niveles de alcohol en la sangre a lo largo de la noche y conecta a los usuarios con taxis y restaurantes cercanos, aumentará su atractivo y disminuirá el número de conductores ebrios.
Biron y su socio, Jonathan Ofir, conocieron por primera vez el problema en 2010, durante su servicio en el ejército. Un letrero a la entrada de la base militar indicaba que conducir borracho es una de las principales causas de muerte entre los soldados.
Cuando Biron vio un comportamiento similar después de inscribirse en una universidad estadounidense empezó a gestar Alcohoot. Era el momento de hacer los alcoholímetros atractivos.
“Los bebedores moderados se divierten más”, dijo Biron. “Alcohoot, permite a las personas utilizar los datos para controlar sus decisiones sobre si seguir bebiendo en lugar de confiar sólo en sus instintos.”
El dispositivo, aproximadamente una cuarta parte del tamaño de un iPhone, se conecta al puerto de audio del teléfono y tarda unos 10 segundos en calcular los niveles de alcohol en la sangre. El alcoholímetro de Alcohoot, según la compañía, utiliza los mismos sensores que se encuentran en los alcoholímetros policiales con lo que su fiabilidad está asegurada. El costo de este dispositivo, 75 dólares, es significativamente menos que el de los modelos utilizados por la policía, que se venden por alrededor 800 dólares, dijo Biron.
“Un alcoholímetro para teléfono inteligente es un concepto fácil de entender, así que lo único que necesitaba era una visualización para que la gente que quisiera invertir”, recordó Biron, que pagó a sus primeros ingenieros con acciones de la empresa.
Los inversores, sin embargo, no se animaron tan fácilmente. Alcohoot, luchó por las inversiones hasta que su último prototipo estuvo recientemente disponible. Ahora los capitalistas de riesgo son más sensibles, dijo Biron, que consiguió 650.000 dólares de inversionistas hace algunas semanas.
Los alcoholímetros de Alcohoot llegarán oficialmente al mercado en octubre, en versiones para iPhone y Android, y ya se pueden reservar en el sitio de la compañía, donde más de 500 compradores ya encargaron el dispositivo ya que la pre-venta se puso en marcha a finales de abril. Los co-fundadores están buscando otras fuentes de ingresos. Están en conversaciones con empresas de bebidas alcohólicas deseosas de colocar junto a su marca un producto que promueve el consumo responsable sin sacrificar el gusto por una buena bebida.

Extraído de: www.aurora-israel.co.il

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario