Diseñan nuevo sistema para oxigenar a pacientes

Sion Badash, que estudió en el Technion, el instituto israelí de altos estudios de tecnología, lo hizo en dos facultades simultáneamente: física y ciencias de la computación, en la actualidad comenta que: “Estuve pensando en una tecnología relacionada con el monitoreo y la reducción de la contaminación del aire, un dispositivo que pueda ser usado en motores con cámaras de combustión, que puedan conducir a una mejor combustión, y que finalmente pueda entrar en el circuito del campo medicinal”.

“Con la ayuda de la asesora científica, Dra. Yael Abraham, cambió el objetivo de desarrollo para la industria médica y en el 2015 pudo registrar su primera patente: un sistema único diseñado para crear oxígeno en estado singlete para pacientes con anemia, fatiga y respiración.

El oxígeno singlete, que es una forma más activa de oxígeno molecular, tiene efectos beneficiosos sobre diversas cuestiones de salud, además de tener un efecto antibacteriano de manera significativa. Las virtudes del oxígeno singlete se conocen desde hace años, pero hasta ahora requiere de una fabricación con equipos especiales y caros.
El oxígeno singlete se utiliza en aplicaciones médicas y tiene efectos positivos en una variedad de síntomas y enfermedades, debido a su acción anti-bacteriana, anti-viral y anti-hongos. Estos son algunos de los síntomas que presentaban una mejoría significativa con el uso de oxígeno singlete: el asma y otros problemas respiratorios. El oxígeno conduce a una mejora inmediata y reduce el uso de inhaladores con esteroides y Ventolin.

Tiene algunos efectos secundarios asociado a enfermedades como la fibromialgia y la esclerosis múltiple.

Otra aplicación importante del sistema de oxígeno singlete está en relación con el tratamiento de pacientes con cáncer. Estos pacientes sometidos a quimioterapia y radioterapia, tienen muchos efectos secundarios resultantes de las drogas, por ser materiales diseñados para eliminar las células enfermas, en realidad son venenos y dañan las células y tejidos sanos. Uno de los problemas de los efectos secundarios es el desarrollo de la anemia, es decir, bajos recuentos sanguíneos que causan fatiga, debilidad, dolores de cabeza crónicos, mareos, dolor en el pecho, pulso rápido, dificultad para respirar, náuseas y depresión.

Disminuir la cantidad de oxígeno suministrado al cuerpo conduce a una disminución en la cantidad de energía del cuerpo, que afecta a las capacidades mentales y físicas, así como la fuerza del sistema inmunológico. En el caso de anemia severa el paciente necesita transfusiones de sangre y a veces bajar un poco la quimioterapia para permitir que el cuerpo se recupere y que pueda producir los componentes de la sangre que faltan.

Fuente: Instituto Tecnológico “Technion”

Extraído de: http://aurora-israel.co.il/

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario