Científicos israelíes anuncian un nuevo tratamiento para la ELA con posibles aplicaciones en alzhéimer y párkinson

Científicos de la Universidad Ben-Gurión de Israel han descubierto un tratamiento revolucionario para la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig, hasta ahora incurable y mortal en cuestión de pocos años. Según informa el periódico “The Times of Israel”, este avance, que mejora la función cerebral y la expectativa de vida de los enfermos de ELA, podría beneficiar también a los enfermos de párkinson y de alzhéimer.

De acuerdo con una nota de prensa de la Universidad Ben-Gurión, situada en el desierto israelí del Néguev, la doctora Rachel Lichtenstein ha sido capaz de ralentizar el progreso de la ELA. Logró parar la actividad de las células gliales, células del tejido nervioso que en los enfermos dañan y matan las neuronas motoras del cuerpo. Este tratamiento logra restaurar las defensas inmunitarias del sistema nervioso central e incrementa la esperanza de vida, que en los pacientes de ELA no suele superar los dos o tres años.

La doctora Lichtenstein participó en el desarrollo de un fármaco para tratar ciertas enfermedades autoinmunes y tipos de cáncer y que fue ya aprobado por la FDA (Food and Drug Administration), la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. Esa investigación ha servido para crear una nueva molécula efectiva en el tratamiento de la ELA.

Lichtenstein explicó que se ha experimentado el fármaco en ratones transgénicos afectados de ELA y que los animales experimentaron un notable incremento de su expectativa de vida. “Dado que la droga ya está aprobada, creemos que necesitaremos menos pruebas preclínicas y que alcanzaremos la fase clínica antes que en otras investigaciones”, declaró la científica israelí, citada por “The Times of Israel”.

“Esto podría tener también importantes implicaciones en la esperanza de vida de otros pacientes de enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer y el párkinson”, apuntó la doctora Ora Horovitz, vicepresidena de desarrollo de negocio de BGN Technologies, empresa asociada a la Universidad Ben-Gurión en materia de transferencia de tecnología. “Nuestro nuevo candidato a fármaco podría ser efectivo a la hora de potenciar el mecanismo de autolimpieza del cerebro humano, mejorando de esta forma la vida de millones de personas”. Los investigadores buscan ahora una compañía farmacéutica con la que desarrollar esta droga.

La ELA, que afecta desde hace décadas al famoso científico británico Stephen Hawking, no tiene cura. Se diagnostica un promedio de dos nuevos casos por cada 100.000 individuos al año, principalmente personas de entre 55 y 65 años. Los pacientes pierden progresivamente las facultades motoras, aunque no la consciencia ni la lucidez de sus cerebros. El caso de Hawking es inusual, ya que la inmensa mayoría de los pacientes fallecen a los pocos años del diagnóstico.

Extraído de: http://unidosxisrael.org

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario