Agua y Dinero

Los nadadores conocen la sensación. Moviéndose a través del agua, pierden los límites de su cuerpo…

Entregan su autonomía a cambio de una unión armoniosa entre hombre y mundo. En el océano hay individuos, sólo la suma colectiva de sus partes.

En un nivel cósmico, esto es lo que la tierra experimentó en conjunto en el Gran Diluvio, cuando Di-s la sumergió en una piscina de proporciones inauditas. Durante un año, la tierra estuvo sumergida en las grandes aguas; cuando emergió finalmente, era un mundo transformado. El mundo del pre-diluvio de la codicia, el egoísmo y la arrogancia fue reemplazado por un mundo de humildad y compromiso, un mundo sabedor de su subordinación a su Creador.

Di-s juró nunca volver inundar Su mundo otra vez. De ese momento en adelante, Su método sería más sutil.

En estos tiempos, dicen los maestros jasídicos, cuando empezamos a alejarnos en pos del individualismo y nos olvidamos que somos parte de un Todo Mayor, Di-s usa el dinero.

En esas ocasiones, podemos encontrarnos de repente ahogándonos en un diluvio de preocupaciones financieras. Así como las grandes aguas de las preocupaciones materiales nos agobian, despertamos y nos damos cuenta de que no es el “yo” el que hace el dinero, de que no somos una entidad auto-suficiente; sino que somos absolutamente dependientes de nuestra Fuente para el sustento.

Una vez que aprendemos esa lección, el torbellino se calma, el diluvio retrocede, y el Omnipotente se alegra de consentirnos con todo lo que nuestros corazones podrían desear.

Velvel Gurkow

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario