Relaciones Sexuales

1. Está escrito, “Por tanto dejará un hombre a su padre y a su madre y se unirá a su esposa y serán una carne (Génesis 2:24). De acuerdo al Espíritu (de Santidad) manifiesto en este verso, se instruye a la humanidad en lo concerniente a relaciones prohibidas. [1] Rashí comenta que la frase, “Por tanto dejará un hombre a su padre y a su madre“, prohibe al hombre tener relaciones sexuales con la esposa de su padre aún después de la muerte de su padre, cuando ella ya no sería considerada una mujer casada. Obviamente esto también incluye a su madre natural.

La frase, “se unirá a su esposa“, nos enseña que a de tener relaciones con su propia esposa y no con la esposa de otro hombre. La frase, “a su esposa“, nos indica que el varón a de tener relaciones con el sexo opuesto, no con otro hombre. “Y serán una carne“, excluye a cualquier animal, porque un animal no tiene la misma carne que un humano. [2]

2. Un Noájida tiene prohibidas ciertas relaciones con parientes y con otras personas que no son de la parentela: madre (aun si el nacimiento del Noájida se debió a que su madre fue seducida o violada), padre, hija, tia (tanto por el lado paterno como por el materno). [3]

3. Bajo las Siete Leyes, un varón tiene permitido tener relaciones con un pariente político después de la muerte del pariente que establece el nexo. De acuerdo con algunas opiniones, esto incluye a la esposa del padre (no su madre) después de que su padre fallece. Aquellos que caen en esta categoría son: la esposa del padre (no la madre del individuo), una cuñada (ya sea la esposa de un hermano o una hermana de la esposa), nuera, hijastra.

4. Es la opinión de algunas autoridades que la esposa del padre está prohibida aun después de la muerte del padre, y (de hecho) la prohibición se extiende incluyendo a todas las mujeres que tuvieron relaciones con el padre, aun si fueron seducidas o violadas por el padre. [4] Otras autoridades permiten las relaciones con la esposa del padre después de su muerte, pero prohiben las relaciones con tias que son hermanas (de madre) del padre o la madre del individuo.

5. Se argumenta, en nombre de Rabì Akiva, que todas las relaciones por las que corresponde la pena de muerte en una corte de ley Judía, también recibirán la pena de muerte en una corte Noájida. Esto incluye parentescos políticos, i.e., que existen a través de matrimonio (e.g. con una suegra o una nuera). La razón consiste en que, puesto que la esposa del padre está prohibida, esto se extiende para incluir a otros emparentados a través de matrimonio (una suegra estando emparentada por la existencia del matrimonio). Tales relaciones son castigables por las cortes. [5] Otras autoridades dicen que sólo la esposa del padre entra en esta categoría de prohibiciones y excluyen a otras personas cuyo parentezco es político. [6]

6. Otras relaciones prohibidas son: un hombre con la esposa de otro hombre, un hombre con otro hombre, una persona con un animal. [7]

7. Para un hombre está prohibido tener relaciones con la esposa de otro hombre, ya sea que ella sea la esposa de un Noájida o (la esposa Judía) de un Judío. [8] A pesar de que un varón Judío tiene prohibido tomar como mujer a una Noájida, y desde la perspectiva del varón Judío no existe matrimonio, (a pesar de todo) la relación marital existe para ella y, por tanto, ella le está vedada a otros hombres. Bajo las Siete Leyes Universales, una mujer se considera que es la esposa de un hombre cuando la pareja tiene relaciones sexuales con la intensión de que ello constituya matrimonio. [9]

8. Un hombre no a de ser castigado por las cortes por tener contacto con una mujer casada a menos que haya tenido efecto el coito de la manera normal (penetración vaginal), ya que esta es la forma en que un hombre está con una mujer. [10] Pero respecto a otras relaciones prohibidas, un hombre es responsable por sodomía u otro acto sexual; no necesita ser el coito normal. [11]

9. Un hombre amerita el castigo aun si durante el coito la penetración fue ligera. [12] Sin embargo, algunos son de la opinión de que no hay culpabilidad en caso de que la penetración fue ligera. [13]

10. Un hombre no a de ser castigado (por las cortes) por tener contacto con una mujer casada hasta que ella haya consumado su matrimonio con su esposo. Entonces, si ella está comprometida y no-casada, aun si ella está de pie “en el altar”, y no ha tenido efecto todavía) la consumación del matrimonio, entonces él no a de ser castigado por las cortes. Por esta ley, nos referimos a un varón noájida y a una mujer noájida. En lo que respecta a un varón noájida y una mujer israelita, basta con que ella esté comprometida (aun cuando no haya consumado de manera alguna su matrimonio), para que a él le corresponda la pena capital. [14]

11. En tiempos de esclavitud, si un Noájida designaba a una esclava para su esclavo y entonces (el amo) tenía relaciones con ella, debía recibir muerte por ello. Ella era considerada como la esposa de otro hombre. Sin embargo, el amo no era condenado hasta que fuera de conocimiento general que aquellos esclavos habían sido designados uno para el otro. ¿Y cuándo ella se volvía nuevamente permisible? Cuando ella se separaba y descubría su cabeza en público (esto es, ella mostraba públicamente que estaba disponible para otro hombre). [15]

12. El concepto de divorcio con respecto a Noájidas es una materia de disputa. Una opinión sostiene que ningún divorcio es posible. [16] Otra opinión establece que ningún mandato o dictamen es necesario, mejor dicho que el divorcio depende únicamente de la voluntad de alguno de los esposos, aun si su par se opone al divorcio. Ellos se separan debido a la elección de uno de los dos y listo. [17] Otros sostienen que la mujer podría divorciar a su marido, pero que el marido no puede divorciar a su esposa. [18]

13. Aquel que no tiene cuidado al tratar con un miembro prohibido del sexo opuesto, o le besa o le abraza de una manera lujuriosa, o tiene contacto personal cercano por tener placer, transgrede el mandamiento, pero no a de ser castigado por las cortes. En todos los casos donde las cortes no tienen poder para actuar, el castigo es designado por Dios. [19]

14. Está prohibido hacer señas con las manos o los pies o guiñar a cualquier persona que entra en la categoría de relaciones prohibidas. Uno no debería ser frívolo o cabeza loca con alguien que pertenece a tal categoría, ni debería un hombre oler premeditadamente el perfume o contemplar la belleza de una mujer que le es prohibida. [20]

15. Un varón es culpable de quebrantar el mandamiento al tener relaciones con un hombre, ya sea adulto o niño, ya sea con consentimiento, coherción o forzamiento, ya sea en público o en la privacidad del domicilio. [21]

Nota.- En las Santas Escrituras, de todas las relaciones sexuales ilícitas que han sido mencionadas, sólo la homosexualidad es descrita como una “abominación ante Dios”. Ni siquiera la bestialidad es descrita de tal manera.

Desde una perspectiva espiritual, el homosexualismo es devastador, destruyendo tanto el cuerpo como el alma de quien se involucra en ello. Ningún homosexual vino a este mundo como consecuencia de una relación homosexual. Y, a pesar de que es cierto que una persona pudiera tener tendencias congénitas hacia la homosexualidad, es como aquel muchacho con el problema de arrancarse su propio cabello o de golpear su cabeza contra la pared. Si la tendencia es destructiva, la meta es buscar corrección. Cuando una persona está enferma, el objetivo es ayudarla a que se mejore. Al final, los mismos homosexuales se quejarán en contra de aquellos que los engañaron al condonar sus prácticas y (de hecho) motivarlas, incluyendo a los políticos que las alcahuetean con fines electorales. Al final, verán que esta desviación provoca en el individuo una debilidad anormal y extrema y lo conduce a horribles enfermedades (que estamos empezando a descubrir). [22]

En el contexto histórico, todas y cada una de las sociedades que motivaron o condonaron la homosexualidad tuvieron corta vida, colapsando aun en lo más alto de su gloria. El caso más notorio, por supuesto, fue la antigua Grecia, que gobernó el mundo y entonces fue rápidamente `destronada’ en sus albores. Irónicamente, fue la pequeña nación Judía liderada por los sacerdotes Macabeos la que quebrantó la espalda del poderoso Imperio Griego. No es de sorprenderse entonces que los Judíos religiosos sean tan vilipendiados por la actitud permisiva de esta sociedad respecto de la homosexualidad, que es la esencia del corrupto legado Helenístico de la sociedad Occidental.

16. A pesar de que viola el espíritu de las Siete Leyes Universales, el lesbianismo no está explícitamente establecido como una de las relaciones prohibidas. El lesbianismo es, sin embargo, considerado como una relación inmoral y contra-natura que destruye el orden del mundo. La prostitución entra en la misma categoría general; es decir, en tanto que no está estrictamente prohibida, está fuera del reino de moralidad y, por tanto, viola el espíritu de las Siete Leyes Universales.

17. Los actos de bestialidad están prohibidos cualquiera sea la etapa de madurez del animal (incluso en el día en que fue parido). A un Noájida que se ha involucrado en bestialidad le corresponde el castigo, pero no se necesita eliminar al animal. En el caso de un Judío, tanto él como el animal deberán ser eliminados.

18. Los Hijos de Noaj se consideran emparentados sólo por via materna. Aquellos parientes por el lado paterno no son tales. [23] Esto quiere decir que la hermana de padre de un varón Noájida (los dos son hijos del mismo padre pero no de la misma madre) no es realmente de su parentela y por tanto le es (en principio) permisible. [24]

19. Hay un argumento en el Talmud sobre si un varón Noájida puede tener relaciones con su hija, ya que ella no vendría siendo de su parentela. [25] La conclusión es que, aun cuando ella no es considerada de la parentela de él, sigue siendo prohibida porque entra en la misma categoría de la madre de él (una relación padre – hijo). [26]

20. Respecto a relaciones homosexuales o bestiales, un individuo es culpable aun si la
penetración fue parcial. [27]

21. Bajo las Siete Leyes Universales, está prohibido castrar cualquier macho, ya sea humano o animal o ave. Este aspecto de la ley correlaciona tanto a la Ley sobre Relaciones Prohibidas como a la Ley sobre el Miembro de un Animal Vivo. En una opinión, la auto-castración es una transgresión; pero, a pesar de ser claramente un acto que estropea a una de las criaturas de Dios, es cuestionable si es una transgresión cumplir con la solicitud de alguien para que se castre al solicitante (o un animal del solicitante). [28] En todo caso, aun ante tal acto (bizarro e irreversible) de castración, el arrepentimiento y el perdón son posibles a través de la gran misericordia de Dios, como está escrito, “Porque así ha dicho el Señor sobre los eunucos que guardan Su Shabat y escogen aquello que Le place, y se aferran a Su pacto. Les daré dentro de Mi casa y dentro de Mis muros un lugar y un nombre mejor que hijos e hijas; y un nombre perdurable les daré para que no sean cortados” (Isaías 56:4-5).

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario