Parte 2

1. Existen muchos y diferentes tipos de servicio idolátrico y el servicio de un ídolo no es como el servicio de otro. [16] Por ejemplo, el ídolo Peor era sevido por hombres que defecaban delante de este.

Nota.- Esto vino de una manera degenerativa, similar a la del crecimiento de la idolatría en sí. En su origen, los veneradores de este ídolo alcanzaban tal estado de éxtasis que perdían el control de sí mismos y defecaban. Sus hijos vieron el efecto y malentendieron la causa, concluyeron que defecar era la forma de adorar. La moraleja tiene valor hoy en día: el hecho de que una religión provoque “sentirse bien” no es prueba de su validez ni de que divulgue verdad alguna.

2. Una persona transgrede sólo cuando adora o venera al ídolo en la manera usual, es decir, de la manera que caracteriza a dicho ídolo; consecuentemente, las cortes de ley deben conocer el servicio que le caracteriza a cada ídolo para poder establecer los dictámenes.

3. El punto anterior se aplica a formas únicas de veneración. Si, por otro lado, la persona se inclina (reverencialmente) u ofrece sacrificios o incienso o una libación (las cuatro formas de servicio en el Santo Templo de Jerusalén) a cualquiera de los ídolos, incurre en delito y es digno de la pena capital, a pesar de que esta no sea la manera de veneración que caracteriza al mentado ídolo. [17]

4. Alimentos dispuestos sobre un altar como una ofrenda a un ídolo están prohibidos. [18] Hay una diferencia de opinión respecto a alimentos que de manera muy poco probable serían dispuestos como ofrenda a un ídolo, como saltamontes o cucarachas. [19]

5. Cosas tales como agua y sal, que no entran normalmente en la categoría de ofrendas idolátricas, quedan prohibidas si se las encuentra directamente en frente de un ídolo o dentro de las cortinas que rodean al ídolo.

6. Está prohibido honrar a un ídolo aun mediante ofrendas dispuestas fuera de los límites que circundan a un ídolo. Esto se considera como decorar un ídolo.

Nota.- Arrojar monedas a un ídolo o incluso a una pileta dedicada a un ídolo, a la manera de los dioses orientales o de los semidioses tan comunes hoy en dia, caería en la categoría de honrar a un ídolo y, simbólicamente, atribuirle poderes. De otra manera, ¿Por qué arrojar dinero (acto que claramente atribuye poder al ídolo) para recibir a cambio buena fortuna?

7. Si algo ha sido preparado para ser ofrecido a un ídolo pero no ha sido todavía ofrendado, está permitido para uso personal. Sin embargo, uno debería ser estricto y abstenerse de usar cualquier cosa que se halle en la casa de adoración de un ídolo. Por tanto, no debería tomarse velas del lugar donde se venera a un ídolo. [20]

Nota.- No deberían comprarse o usarse los palillos de incienso expendidos por (miembros de) religiones idolátricas o grupos seudoreligiosos. Por ejemplo, puesto que la mayoría de las sectas Hindúes son panteísticas [21] e idolátricas, tanto el incienso como alimentos “saludables” comprados de tales grupos son cuestionables, porque las comidas en si mismas se presentan como si hubieran sido veneradas. De hecho, cualquier disciplina dietética de índole religiosa, en la que los alimentos en si mismos (o la combinación de estos) son honrados como “curativos” o “maravillosos” per se, pudiera ser idolátrica. Mediante el verso, “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que procede de la boca de Dios” (Deuteronomio 8:3), se nos enseña que no es el pan en si mismo lo que nutre al cuerpo del hombre y le da fuerza, sino la Palabra de Dios, que está encapsulada en el pan y permite que el pan exista. [22] Las letras de, “palabra que procede de la boca de Dios”, no sólo que dan existencia al pan sino que, cuando es ingerido por el hombre, nutre el cuerpo de este. Obviamente lo mismo sucede con todo alimento o hierba o medicamento: es simplemente el poder de Dios (al interior del alimento, hierba o medicamento) el agente curativo.

8. Si uno ofrece a un ídolo excremento o derrama sobre este una libación de orina, transgrede pues esto entra en la categoría de aspersión, uno de los cuatro servicios en el Templo de Jerusalén. [23]

9. Si un individuo faena un animal que está perdiendo uno de sus miembros, se le considera inocuo (o libre de culpa) a menos que esa sea la forma particular de servicio al ídolo.

10. Si un hombre levanta un ladrillo y le dice, “Tu eres mi dios”, o alguna cosa por el estilo, es culpable de idolatría. Aun si inmediatamente se retractara y dijera, “Este no es mi dios”, el retractarse no es de ayuda.

Nota.- Esto no quiere decir que la persona no se pueda arrepentir. Seguramente podrá arrepentirse y Dios perdonará su idolatría. Pero si sus dichos fueron atestiguados, deberá ser traido a juicio y condenado como un idólatra, sin importar que se haya arrepentido y retractado. El arrepentimiento es bueno sólo entre el ser humano y Dios. Los jueces y cortes de ley carecen del poder para indagar al interior del corazón de las personas como para determinar la sinceridad de su arrepentimiento. Esto sólo Dios puede hacerlo. [24]

11. Aquella persona que venera a un ídolo (de la forma que caracteriza a tal ídolo), es culpable, aun si lo hace contensiosamente. Por ejemplo, si uno defeca delante de Peor con el propósito de desgraciar al ídolo, es culpable puesto que ha llevado a cabo la forma prescrita de veneración. [25]

12. En tanto que una persona acepte a un ídolo como dios, aun si sólo lo venera debido a que su hechura o confección es extremadamente hermosa o por miedo a que caso contrario algún mal le sobrevenga, es culpable. [26]

13. Si una persona sirve al ídolo via una de las cuatro formas de servicio usadas en el Santo Templo en Jerusalén – postrándose, sacrificando, derramando sangre de sacrificios, vertiendo libaciones – y sirve al ídolo con amor y temor pero sin aceptarlo como un dios, es considerado inocuo. Si la persona abraza al ídolo o lo besa o desenpolva o derrama agua sobre este (para limpiarlo del polvo) o lo unge o lo viste o hace cualquier otra cosa con el propósito de honrarlo, estas cosas entran en la categoría de postrarse uno mismo ante el ídolo.

14. Si una espina se inca al pie de una persona mientras está frente a un ídolo, tal persona no debería inclinarse para removerla porque daría la impresión de que está reverenciando al ídolo. Esto es válido aun si no hay persona alguna que pudiera atestiguar. Y es también válido en caso de que la persona desee recoger un dinero que se le cayó. La persona a de proceder a sentarse primero para entonces sacarse la espina o tomar el dinero. [27] O debería darle las espaldas al ídolo o removerlo de dónde está, para entonces remover la espina o tomar el dinero. Y, si por alguna razón personal, una persona necesita quitarse el sombrero, debería abstenerse de hacerlo hasta que deje de estar delante del ídolo de manera que no se de la impresión de que está quitándose el sombrero para rendir respeto al ídolo.

Nota.- Hay un grupo idolátrico en Jerusalén que guía a los turistas hasta su casa de adoración. La puerta que conduce al cuarto donde el ídolo es guardado es extremadamente baja. Quienquiera que ingrese a la habitación dará la impresión de que es por el ídolo que se inclina.

15. Si hay una estatua diseñada de manera tal que la boca se ve como si absorviera o entregara agua, una persona no debería beber de esta agua poniendo su boca en la boca de la estatua porque se vería como si estuviera besándola. [28]

16. Está prohibido comisionar a un artesano la confección de un ídolo (para uno mismo) aun si no se tiene la intención de servirlo. También está prohibido confeccionar un ídolo con manos propias aun si el ídolo tiene un destinatario distinto y uno no intenta servirlo. Más aun, está prohibido confeccionar un ídolo con manos propias siendo uno mismo el destinatario. [29] [30]

17. Está prohibido confeccionar figuras e imágenes de oro o plata con propósitos ornamentales, aun cuando estas no sean ídolos; es decir, no deberían confeccionarse imágenes de oro o plata (que tengan propósitos simplemente artísticos) porque podría provocar el malentendimiento de otras personas tomándolas por ídolos. Esta prohibición corresponde a formas con características humanas en relieve tridimensional. Aun cuando estas acciones están prohibidas no conllevan la pena capital. [31]

18. Una imagen que es cóncava antes que en relieve, o en dos dimensiones tales como pinturas o tapetes, está permitida.

19. Está prohibido calzarse un anillo que tiene un sello sobre él con la imagen de un hombre (un camafeo) si la imagen está en relieve (pero podría ser usado como un sello). Si la imagen es cóncava, podría vestirse el anillo (pero está prohibido usarlo como sello porque el sello crearía una imagen en relieve). [32]

20. Está prohibido formar imágenes del sol, la luna, las estrellas, las constelaciones, ángeles o de las cuatro caras (en una forma) del Carruaje que vió Ezequiel, así como también está prohibido hacer imágenes de los ángeles ministeriales que sirven a Dios. Tales figuras no pueden ser hechas ni siquiera en forma bidimensional.

21. De acuerdo con otras opiniones, está prohibido hacer formas de los ángeles y del Carruaje sólo en forma tridimensional (relieve). Dibujarlas sobre lienzo o llevar estas imágenes sobre las vestimentas o pintarlas sobre piedra estaría permitido puesto que estas formas de expresión no son tridimensionales. [33] Sin embargo, aun de acuerdo con esta opinión indulgente, se prohibe dibujar al sol, la luna, o las estrellas (en su forma completa) en versiones bidimensionales porque en el cielo se nos presentan como bidimensionales. [34]

22. En lo que concierne a esculturas con forma humana, algunos dicen que el rostro por si mismo está prohibido. Otros dicen que la escultura está prohibida solamente si la cara completa es hecha con su cuerpo. De acuerdo con la segunda opinión, hacer un cuerpo humano con su cara está permitido en tanto que no se confeccione el cuerpo completo, sino solamente una porción de él. Sin embargo, es propio seguir la opinión más estricta [35] (aun si la escultura es confeccionada sólo con propósitos artísticos).

23. No está prohibido guardar o mantener físicamente la imagen de un ser humano a menos que claramente sea la imagen de alguien reverenciado como un dios. Cualquier otra imagen humana podría ser guardada o mantenida, en tanto que la imagen sea ligeramente dañada, por ejemplo lastimándole la nariz, para evitar cualquier sospecha de que tiene un contexto idolátrico. Este acto, de dañar, se denomina nulificación del ídolo. [36]

24. Está permitido hacer esculturas de árboles y de animales ya sean domésticos o salvajes, incluso de animales que son símbolos en astrología, tales como el león, el carnero o el toro. Podría hacerse la figura completa de estas figuras y retenerlas como posesión o propiedad. Sin embargo, no se pueden hacer juntos (en una sola forma o estatua) los doce símbolos astrológicos. [37]

25. Hay una opinión adicional prohibiendo todas las formas tridimensionales, ya sea en relieve o cóncavas. Esta opinión prohibe confeccionar tales formas con el propósito de mantenerlas como propias. Es apropiado seguir esta opinión. [38]

26. Uno nunca debería contemplar imágenes humanas tridimensionales. Tales actos de contemplación son espiritualmente dañinos. Pero imágenes sobre anillos, puesto que generalmente carecen de connotaciones idolátricas, podrían ser contempladas. [39]

27. Las tres principales imágenes idolátricas en el mundo son:
a. El dragón, que es un derivado de la serpiente primaria. [40]
b. Una figura de un hombre ofreciendo al observador algo en la palma de su mano. [41] Esta imagen es comunmente encontrada hoy en dia en el frente de iglesias. [42]
c. Una mujer con un niño en brazos. Esta es la perversión idolátrica de Eva, la madre de toda la humanidad. Vino a ser el símbolo de la reina de los cielos y es una imagen que todaví a prevalece en numerosas culturas y religiones. [43]

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario